martes, 22 de diciembre de 2009

¿Quién soy? ¿Soy una oferta valiosa para los demás?


Quiero compartir con ustedes un cuento que encontré anoche revisando mis libros de coaching e invitarlos luego a reflexionar.


Un árbol confundido....

Había una vez un hermoso jardín en el que se cultivaban manzanos, naranjos, perales y bellísimos rosales. Todo era alegría en el jardín, excepto por un árbol profundamente triste. El pobre tenía un problema: no sabía quién era.

- Te falta concentración - le decía el manzano- si realmente lo intentas puedes tener manzanas sabrosas. ¿Ves que fácil es? Mirame a mí cómo las produzco.

- No lo escuches- exigía el rosal. Es más sencillo tener rosas ¿Ves que bellas son?

Y el árbol desesperado intentaba todo lo que le sugerían y como no lograba ser como los demás, se sentía cada vez más frustrado. Un día llegó hasta el jardín el buho, la más sabia de las aves, y al ver la desesperación del árbol, exclamó:

- ¡No te preocupes, tu problema no es tan grave, es el mismo de muchisimos seres sobre la tierra! Yo te daré una idea. No dediques tu vida a ser como los demás quieren que seas. Sé tu mismo. Conócete, y para lograrlo, escucha tu voz.

Dicho esto el buho desapareció.

-¿Mi voz...? ¿Ser yo mismo...?, ¿Conocerme...? ¡Si yo supiera quién soy...! - se preguntaba el árbol desesperado, cuando de pronto comprendió...Cerró los ojos y dejó de oir los sonidos de alrededor y sus propios sentimientos y, por fin, pudo escucharse:

- Tú jamás darás manzanas porque no eres un manzano, ni florecerás cada primavera porque no eres un rosal. ¿Sabes quién eres? Eres un roble y Dios te creó para que crezcas grande y majestuoso, para que cobijes a las aves, des sombra a los viajeros, belleza al paisaje...Esta es la misión que El te dio. Para eso estás en este mundo. Cúmplela.

Y el árbol se sintió fuerte y seguro de sí mismo y se dispuso a ser todo aquello para lo que había sido creado. Asi comenzó a reconocer quién estaba siendo en este mundo: una oferta valiosa. Siendo quien era todos lo admiraron y respetaron. Y sólo entonces el roble comenzó a conocer la posibilidad de vivir feliz.

Algunas preguntas para reflexionar:
  • ¿Te preguntaste alguna vez quién eres?

  • ¿Has aprendido a escucharte?

  • ¿A quién le das autoridad para que te diga quién debes ser y a qué te debes dedicar en esta vida?

  • ¿Qué lograrías si sabes quién eres y cuál es tu misión en este mundo?

  • ¿Qué ganarías si conoces bien tus fortalezas y te constituyes como una oferta valiosa para los demás?
Muchas personas tienen dificultades para constituirse como ofertas valiosas para los demás dado que:
  • Les falta mejorar su autoconocimiento e identificar con claridad sus fortalezas y debilidades. Recordemos que no podemos ofrecer lo que no tenemos porque pondríamos en riesgo la confianza que nos tienen los demás. Recordemos que no hacer uso de nuestros talentos es un desperdicio y dejar de ponerlos -con ciertos límites sanos- al servicio de los demás refleja poca generosidad.

  • Asumen un rol pasivo en mostrarse como una posibilidad valiosa para los otros. No toman responsabilidad en hacerse conocer en lo que valen, sino que esperan ser descubiertas por los demás.

  • Si no son descubiertas pasan como inadvertidas como recursos valiosos para los demás y dejan de constituirse en ofertas valiosas para este mundo.

Reconocernos como ofertas valiosas para los demás y poner nuestras fortalezas, dones y talentos al servicio de los otros es una de las cosas que mayor sentido le puede dar a nuestra vida, es aquello que nos permite trascender y dejar huella en la vida de las personas, es una fuente inagotable de energía, alegría, gratitud y crecimiento personal. Lo comparto con ustedes porque es lo que vivo todos los días de mi vida, no es teoría es experiencia. Los invito a que se regalen la oportunidad de constituirse y de mostrarse como ofertas valiosas para este mundo.

domingo, 20 de diciembre de 2009

¿Qué es coaching? Coaching es magia

¿Qué es coaching? resulta una pregunta difícil de responder, es más cada vez que me plantean esta pregunta me sorprendo dando una respuesta diferente. Y esto no es casual ya que es difícil poder transmitir con palabras la esencia del coaching.

La ICF (Federación Internacional de Coaching) señala que el coaching es una relación profesional continua que ayuda a las personas a producir resultados extraordinarios en sus vidas, carreras, negocios y organizaciones. Plantea que a través de un proceso de coaching los clientes profundizan en su aprendizaje, optimizan su desempeño y mejoran su calidad de vida.

Quiero compartir con ustedes algunas ideas que pueden ayudar a entender mejor la esencia del coaching:

  • Todos tenemos zonas ciegas dentro de nosotros en las que se encuentran las respuestas a muchas de nuestras inquietudes, el coach nos ayuda a "iluminar" estas zonas ciegas de modo que nosotros mismos podamos ir llegando a las respuestas que estamos buscando.
  • El coaching se centra en llevar a los clientes de donde se encuentran ahora hacia donde quieren estar. El coach se pone al servicio del cliente para ayudarlo a diseñar su futuro deseado, lo acompaña durante ese viaje y fomenta que vaya sacando aprendizajes valiosos durante el proceso.

  • El coach confía plenamente en los recursos de su coachee, sabe que su cliente es quien cuenta con la mayor y mejor información para resolver las situaciones que desea enfrentar, de ahí que el coach no enseña sino ayuda al coachee a lograr un aprendizaje de si mismo.

  • El coach explora, hace preguntas, ofrece interpretaciones generativas, desafía respetuosamente los modelos mentales de su coachee para desarrollar en él una nueva mirada (ampliar su observador) que le permita el descubrimiento de nuevas acciones y posibilidades; y lo acompaña en el diseño de acciones que faciliten el acceso a los resultados esperados.


Las personas que forman parte de la experiencia del coaching, ya sea desde el rol de coach o de coachee (cliente) pueden usar diferentes palabras para definir el coaching y expresar diferentes opiniones al respecto, sin embargo, creo que podemos coincidir en algo: cuando hacemos coaching generamos un espacio para que ocurra la transformación y es justamente ahi, como dice Minerva Gebrán (coach ontológica), donde radica la magia del proceso.

Comparto con ustedes la canción "Magia" de Rosana, presten atención a la letra...todo ello ocurre cuando hacemos coaching.http://www.youtube.com/watch?v=EICGZq1w6Sg

sábado, 19 de diciembre de 2009

Nada se pierde, todo se transforma


http://www.youtube.com/watch?v=oCjpqx3cXs0

Comparto con ustedes esta canción: Todo se transforma. Es una canción cuya letra tiene mucho sentido para mi. Diría que es una invitación a entender y a vivir las pérdidas de una manera diferente: "nada se pierde, todo se transforma".

La tristeza es una emoción que aparece cuando sentimos que hemos perdido algo valioso en nuestra vida y lo mejor que podemos hacer es conectarnos con dicha pérdida para tener un duelo sano y luego poder conectarnos con la alegría.

Muchas personas tienen pánico de conectarse con la tristeza y la califican como una emoción destructiva, y en este sentido hacen esfuerzos desmedidos por "correrse" de ella y al final de tanto pasarse de largo la tristeza no se dan la oportunidad de aprender a valorar lo pérdido y por ende de aprender a cuidar aquello que es valioso y que se podría perder (ej: un familiar, una buena pareja, un buen trabajo, etc). Muchas veces, estas personas viven en una "falsa alegría" o en una especie de "yoyo" entre la alegría y la tristeza.

Otras personas acostumbran quedarse pegadas a la tristeza y en esa medida pueden terminar habitando en la depresión, un estado de tristeza profunda caracterizado por insatisfacción, actitud quejumbrosa y muchas veces también por irritabilidad que suele ir acompañado de dolores corporales y otros problemas físicos.

Aprender a conectarnos de forma auténtica y saludable con la tristeza es necesario para poder experimentar una alegría genuina y vivir en estado de gratitud. Las personas que hemos aprendido a hacerlo sabemos valorar lo que perdemos y también lo que ganamos o logramos y podemos entender que en la vida todo es sujeto de transformación y por ello: "nada se pierde, todo se transforma".


jueves, 10 de septiembre de 2009

El arte de hacer pedidos


¿Cómo te ves en el pedir?

¿Sabes pedir?

¿En qué aspectos de tu vida se te hace difícil pedir?

¿Puede estar ocurriendo que el área de tu vida en la que menos pides es en la que más necesitas recibir?

¿Esperas que adivinen lo que NO te atreves a pedir?

¿Qué posibilidades se te abren al pedir?

¿Qué posibilidades te estás cerrando por no pedir?

¿El no hacer peticiones o no saber hacerlas puede estar interfiriendo en el logro de tus metas?


Al hacer peticiones es importante tener en cuenta algunos aspectos:


  • Las peticiones son actos lingüísticos que nos permiten coordinar acciones con otras personas.

  • Los pedidos pueden dar inicio a una promesa y con ello incrementamos nuestra capacidad de acción y de logro de nuestros objetivos.

  • Nuestros pedidos pueden ser aceptados o rechazados, tenemos plena libertad para decir: “Si” o “No” a lo que nos piden.

  • Los elementos fundamentales de los pedidos son: orador (persona que hace el pedido), oyente (persona que recibe el pedido), acción futura (acción que se requiere realizar para cumplir el pedido), condiciones de satisfacción (la forma como deseamos que el pedido sea cumplido),trasfondo de obviedad (la relevancia del pedido que estamos haciendo)y tiempo (plazo de vigencia o para cuándo deseamos que nuestro pedido sea cumplido).

¿Qué problemas existen asociados al pedir?



  • No saber elegir bien a quién le vamos a hacer un pedido. Recomiendo que hagamos pedidos en función a la confianza que tenemos de que la otra persona pueda cumplirlo. Para ello es útil hacernos las siguientes preguntas: ¿esta persona es sincera, si acepta mi pedido puedo confiar en que realmente lo quiere hacer y lo va a cumplir?, ¿esta persona tiene las competencias necesarias para poder cumplir con este pedido? y ¿esta persona tiene credibilidad, tiene una historia que me demuestra que acostumbra cumplir con lo que promete o tiene más antecedentes de incumplimiento de promesas?

  • No hacer pedidos por diferentes razones:
  1. Por temor a mostrar debilidad o nuestras propias limitaciones (autosuficiencia): este temor suele estar presente en personas con problemas de auto estima y muy preocupadas por la impresión que generan a los demás, son personas que temen conectarse con su fragilidad inherente a su condición humana y sobretodo evitan revelar sus necesidades o limitaciones por temor a ser juzgados como “débiles”, “incompetentes”, “ignorantes”, etc. Muchas de estas personas quizás fueron criadas de una manera en que sus padres alimentaron exagerada independencia en ellas y les transmitieron el mensaje: “Tú puedes y debes hacer todo por ti mismo, no necesitas de nadie”, pueden ser personas que desde temprana edad se sintieron abandonadas y en la situación de tener que solucionar sus problemas por si solos.

    2. Por temor a incomodar: recuerdo que algunos de mis coachees me dicen que evitan pedir porque piensan que si lo hacen van a molestar o preocupar a los otros, señalan tener vergüenza de pedir. Estos coachees tienen el juicio: “Yo no debo pedir porque si lo hago voy a incomodar a la otra persona y no deseo hacerlo”. En coaching podemos hacer algunas preguntas para revisar junto con el coachee cuan fundado es dicho juicio: ¿Cuándo a ti te hacen pedidos cómo te sientes?, ¿De todas las veces que has realizado un pedido cuántas veces sentiste incomodidad en la otra persona?, ¿Qué pruebas tienes de que la otra persona se incomodó frente a tu pedido?, ¿Si la otra persona efectivamente se incomodó al escuchar tu pedido quién es el responsable de esa incomodidad, tú o ella?, ¿Cómo así eres tú el responsable de lo que la otra persona sintió?, etc.

    3. Por temor a que nuestro pedido sea rechazado: este temor está presente en personas que tienen el siguiente juicio: “Cuando yo hago un pedido mi pedido DEBE ser aceptado, si lo rechazan es TERRIBLE porque significa que ME ESTAN RECHAZANDO A MI COMO PERSONA, que NO ME QUIEREN LO SUFICIENTE o que SIEMPRE ME VAN A NEGAR MIS PEDIDOS” La intervención en coaching va dirigida a plantear preguntas al coachee orientadas a revisar la validez de las palabras que están destacadas con mayúsculas. Es importante tener en cuenta no personalizar el rechazo de nuestro pedido, no vivirlo como un rechazo personal o señal de poco cariño o consideración, ni tampoco como un rechazo definitivo y atemporal sino como un rechazo a este pedido puntual y en este momento en particular.

    4. Por evitar el tener que devolver el favor (“tas con tas”): hay personas que evitan hacer pedidos porque no quieren sentirse comprometidas a tener que hacer luego algo por la persona que atendió a su pedido. En estos casos conviene revisar cómo se está enfocando el tema de dar y recibir (¿cómo algo matemático?) y también revisar qué representa para esta persona el asumir compromisos (¿cómo se maneja esta persona con los compromisos? ¿cuál es su dificultad con los compromisos?, ¿por qué los evita?, etc.)
    No hacer pedidos claros y concretos. Muchas personas no saben expresar con precisión sus pedidos, formulan pedidos vagos o abstractos, les cuesta poder “aterrizar” sus pedidos o se van por las ramas, también suele ocurrir que muchas personas confunden hacer pedidos con expresar deseos o hacer demandas. Ejemplo: “Me gustaría que me lleves a la universidad” o “Llévame a la universidad” en vez de: “Te pido que por favor me lleves a la universidad”, “¿Podrías por favor llevarme a la universidad?. Recordemos que podemos expresarnos al mismo tiempo con cortesía y de forma directa, no sacrifiquemos la precisión por preocuparnos demasiado en ser amables o corteses.


  • No saber rehusar pedidos. Hay coachees que tienen la dificultad para poder rechazar pedidos y constantemente se ven abrumados por haber asumido muchos compromisos con diversas personas por no haber sabido practicar la declaración del: “NO”. Estas personas muchas veces asumen el rol de salvadoras del resto olvidándose de atender sus propias necesidades y deseos, pareciera ser que necesitan estar haciendo cosas por los otros para mantenerse ocupadas y no conectarse con sus propias necesidades y emociones, o que necesitan mostrarse como “buenas personas” para recibir el reconocimiento o cariño de parte de otras personas (por una historia de carencias afectivas y porque ellas mismas no han aprendido a amarse y auto reconocerse). Los costos de no saber rehusar pedidos son fuertes y muchos: el agotamiento que puede llevar a que la mente, el alma y el cuerpo se enfermen; la ansiedad por sentir que TIENEN que acceder a los pedidos que les hacen y de TENER que cumplir bien o casi a la perfección con los pedidos recibidos; y la inmensa frustración y dolor cuando las otras personas no les expresan reconocimiento, afecto y reciprocidad (vivir presos de los juicios y reacciones ajenas).


  • Al hacer pedidos no dejar claras las condiciones de satisfacción. Muchas veces tenemos el juicio de que la otra persona tiene que adivinar lo que queremos y cómo lo queremos y nos apoyamos en frases generadoras de muchos problemas de comunicación y de coordinación de acciones: “Pero si era obvio”, “estaba sobre entendido”, ”es tácito”, “ ¿es lógico que era así, no? “, etc. Durante el proceso de llegar a un acuerdo (hacer una promesa) ambas partes pueden negociar las condiciones de satisfacción, es decir, la persona que hace el pedido puede expresar cómo desea que su pedido sea cumplido y la persona que lo escucha puede hacer una contra oferta sobre la forma en que puede cumplir dicho pedido. Recordemos que es necesario que seamos muy precisos y claros al hacer nuestros pedidos, de no hacerlo nos queda negada la opción de hacer un reclamo al ver que nuestro pedido no fue atendido como lo queríamos. Reclamar es muy diferente a quejarnos. Sólo puede haber un reclamo válido y legítimo cuando el pedido y acuerdo al que se llegó resultó claro para ambas partes. El objetivo de hacer un reclamo es coordinar acciones que conduzcan a reparar el daño o consecuencias generadas por no haber cumplido satisfactoriamente con nuestro pedido. De lo contrario sólo nos queda quejarnos o expresar nuestro malestar pero ello no conduce a la solución del problema sino por el contrario a entorpecer la coordinación de acciones y crear “ruido” en la relación con la otra persona.

  • No establecer con claridad la fecha de cumplimiento del pedido. Al hacer un pedido nos vemos comprometidos a precisar el plazo de vigencia del mismo, es decir, a especificar para cuándo queremos que sea cumplido y la razón de lo mismo. Si no comunicamos dicho plazo de vigencia, la otra persona puede elegir atender nuestro pedido cuando a ella bien le parezca o pueda, y no tenemos la opción de hacer un reclamo válido y legítimo (al igual que en el caso anterior).

Te invito a reflexionar: ¿qué puedes cambiar en ti en relación a hacer o recibir pedidos? ¿qué acciones te compromtes a realizar para lograr este cambio?. Muchos éxitos!!


domingo, 16 de agosto de 2009

Resignación vs Entusiasmo

"Nunca voy a conseguir un buen trabajo"

"Siempre seguiré siendo una persona tímida"

"Nunca voy a poder hacer realidad mi sueño de tener una casa propia en una zona residencial"

"Siempre voy a depender económicamente de mi esposo"


"Nunca voy a poder ingresar a la universidad"

¿Al leer estas frases te sientes identificado con esta forma de pensar o por el contrario piensas: "Qué absurdo, claro que va a poder superar sus dificultades y hacer realidad sus sueños"?. Si sueles tener pensamientos similares a los listados al inicio de este post es muy probable que vivas en el estado de resignación, si mas bien piensas que sí es posible el cambio estás habitando en el estado del entusiasmo.

Precisamente los líderes son aquellas personas que sí creen que el cambio es posible aún en aquellas situaciones en que la mayoría lo ve como algo imposible. Aún en tiempos de crisis, estas personas mantienen una actitud optimista y tienen la capacidad de inspirar a los otros para generar juntos el cambio deseado. ¿Te viene a la mente alguna persona que sea así?

Las personas que viven en la resignación tienden a ver las situaciones negativas de su vida como inmutables mientras que otras consideran que estas situaciones sí pueden cambiar. Estas personas no ven el futuro como un espacio de intervención que les permita emprender acciones que tengan un poder transformador sobre el presente. Suelen no ser conscientes de habitar en la resignación y se escudan muchas veces diciendo: "Es que yo soy realista" lo cual en verdad es un falso realismo.

El entusiasmo es el estado de ánimo que se contrapone al de la resignación. Una persona que habita en el entusiasmo ve el futuro como un amplio espacio de posibilidades de acción y donde las acciones poseen una gran capacidad para generar o construir nuevas realidades. Estas personas emprenden acciones que las ayudan a conseguir el cambio deseado.

¿Qué podemos hacer para salir de la resigación y pasar al entusiasmo?

  1. Examinar los juicios de la resignación y revisar sus fundamentos: “no se puede hacer nada aquí” , “haga lo que haga nada va a cambiar”. Al hacerlo podemos descubrir que los obstáculos que suponíamos que iban a interferir en nuestra capacidad para poder emprender acciones efectivas no existen o si existen pueden ser superados.

  2. Otras veces declaramos un dominio como inmutable porque no sabemos qué acciones eficaces concretas tomar para poder llevar a cabo un cambio. En estos casos se requiere que entablemos conversaciones que nos lleven a identificar posibles acciones que ayuden a generar el cambio deseado.

  3. Recurrir a las acciones reflexivas: de repente no tenemos a la mano la acción más eficaz para lograr el cambio deseado pero sí podemos emprender otra acción que más adelante nos lleve a esta acción que vemos como la más eficaz. Podemos probar con una acción X que después nos lleve a la acción Y, acción que es la más eficaz para lograr el cambio deseado.

  4. Aprender: el aprendizaje es una de las formas más importantes de alejar a las personas de la resignación. Hace que parezca alcanzable lo que pudo parecer imposible. A través del aprendizaje transformamos nuestros juicios de facticidad en juicios de posibilidad.

"La resignación es un suicidio cotidiano" (Balzac)

viernes, 31 de julio de 2009

Del resentimiento a la aceptación


  • "Yo tenía derecho a ser ascendido dentro de la empresa y por culpa del nuevo jefe que llegó no lo fui... esto fue injusto y tarde o temprano él lo pagará".

  • "Yo merecía ser cuidada por mi madre y por culpa de mi padrastro, quien acaparaba toda su atención, no lo fuí... no fue justo lo que me pasó y sé que la vida se lo cobrará a ambos".
  • "Yo no merecía ser abandonado por mi pareja y ella lo hizo y se fue con otro hombre...esto fue injusto pero sé que todo lo malo que uno hace a otro luego regresa...seguro él le será infiel y la dejará".

¿Te sientes identificado con estas frases?. Si la respuesta es afirmativa podría decir que estás habitando en el resentimiento.


¿Qué condiciones contribuyen a que se desarrolle el resentimiento?

1. El juicio de que una promesa o expectativa legítima no fue cumplida:
"Existe alguien que se interpuso impidiendo que yo obtuviera lo que me merecía y esto me cerró determinadas posibilidades en la vida...esto es injusto y debe ser castigado". El resentimiento aparece como una invocación de justicia frente a la injusticia ocurrida y por ello suele estar acompañado de una declaración que refleja un deseo de venganza: "El responsable de esta injusticia tarde o temprano pagará por lo hecho".

2. Existe una situación que obstaculiza o impide manifestar nuestra ira o hacer un reclamo. Generalmente, son nuestros juicios los que nos impiden expresar nuestra ira: "Si expreso mi rabia no seré comprendido", "si expreso mi ira las consecuencias para mí serán aún peores que las actuales, por eso mejor no lo hago", etc.
Cuando vivimos en el resentimiento nos quedamos atrapados, en un especie de callejón sin salida, entre el juicio: "las cosas pudieron ser diferentes" y el juicio: "ahora no puedo hacer nada para modificar lo ocurrido".

El resentimiento surge con mayor facilidad en situaciones de destribución desigual del poder en las que prevalece el temor a expresar la ira por anticipar que si reclamáramos seríamos objeto de abusos aún peores.

¿Cuáles son las consecuencias del resentimiento?

1. Sufrimiento penetrante y casi permanente que interfiere en diversas áreas de nuestra vida, no dejando espacio para la alegría ni para la felicidad verdadera.

2. Interfiere seriamente en la convivencia y en la coordinación de acciones con los otros.

3. Pérdida de libertad. Si vivimos en el resentimiento nos convertimos en esclavos de aquellas personas con las que estamos resentidos, transformándolas en amos de nuestra alma y existencia.

4. Restringe u obtaculiza severamente nuestras posibilidades de acción ya que el pasado reina sobre el presente.

5. Nos lleva a anticipar que en el futuro vamos a seguir siendo víctimas de injusticia y con ello alimentamos más nuestro resentimiento.

¿Cuál es el estado de ánimo opuesto al resentimiento?

La aceptación y la paz.

Decimos estar en paz cuando aceptamos vivir en armonía con las posibilidades que nos fueron cerradas, es decir, cuando aceptamos las perdidas que no están en nuestras manos poder cambiar:
"No puedo cambiar lo ocurrido y por lo tanto lo declaro cerrado".

Podemos relacionarnos con nuestro pasado desde el resentimiento o desde la aceptación. Cuando lo hacemos desde la aceptación podemos vivir en paz asumiendo que lo que
ocurrió en el pasado no necesariamente se va a repetir en el futuro.

¿Qué podemos hacer para abandonar el resentimiento y pasar a la aceptación y paz?

1. Identificar los juicios que forman parte del resentimiento y revisar si tienen o no fundamento.

2. Abandonar conversaciones internas o privadas del pasado que han venido alimentando nuestro resentimiento y atrevernos a hacer un reclamo.
Tengamos presente que el reclamar es muy diferente a plantear recriminaciones o quejas.

Al quejarnos o recriminar a alguien estamos culpando al otro por lo sucedido y avasallándolo con nuestros juicios. Nos ayuda a desahogarnos y a liberar nuestra rabia pero no fomenta ninguna acción reparadora sino por el contrario una conversación basada en recriminaciones mutuas que termina deteriorando más aún la relación.

Al reclamar buscamos eliminar la causa del resentimiento para poder de esta manera disolverlo.

El reclamo es un juego de lenguaje particular que involucra hacer afirmaciones, declaraciones, peticiones y poder llegar a establecer promesas de acciones que se hagan cargo del daño producido.

3. Hacer una declaración de perdón: ayuda a salir del resentimiento cuando el daño ocasionado es irreparable o cuando la reperación no llega a compensar la pérdida ocurrida.Para que exista un espacio para el perdón primero tiene que haber compasión o aceptación plena del otro, con sus limitaciones, cegueras, errores e incompetencias. Podemos perdonar sin que nos pidan perdón. Recordemos que el principal beneficiario no es el perdonado sino el que perdona. El perdón es el acto que nos libera del resentimiento cuando tenemos fundamento para culpar a alguien por su comportamiento. Con el perdón declaramos que no permitiremos que nuestro resentimiento interfiera en nuestras posibilidades de convivir y seguir coordinando acciones en el futuro. Esta es una consideración importante cuando estamos obligados a compartir el mismo espacio social y a convivir juntos.

4. Cerrar una relación: Cuando juzgamos que el daño que nos ha ocasionado una persona es tan inaceptable que no tiene sentido mantener una relación con esa persona ya sea por la magnitud del daño, porque fue recurrente o porque ya perdimos total confianza en esa persona. Podemos perdonar pero no estamos dispuestos a seguir manteniendo una relación con esa persona, de esta manera la forma de cerrar nuestra conversación de resentimiento puede ser la declaración del término de la relación (declaración del No o del Basta). A veces esto es lo que tenemos que hacer para hacernos cargo de nuestra dignidad.

¿Qué podemos hacer para evitar que surja el resentimiento?

1. Hacer promesas claras: verificar que todos los implicados escuchen la promesa de la misma forma y dejar bien en claro el compromiso que cada parte adquiere para cumplir sus promesas. La ambiguedad al formular promesas siempre es una fuente potencial de resentimiento. Sin embargo, conviene tener presente que dado que no existe la escucha perfecta -porque siempre escuchamos desde nuestra propia estructura de coherencia e historia personal- nunca vamos a saber con certeza cómo fueron escuchadas las promesas.

2. Compartir algunas conversaciones privadas: esto ayuda a no permitir que el resentimiento crezca cuando aparece e implica dejar abierto un espacio para el reclamo. Se basa en el acuerdo mutuo de compartir conversaciones privadas que juzgamos que pueden interferir en la forma como coordinamos acciones conjuntas. Es importante que ninguna de las partes se sienta amenazada cuando comparta una conversación privada. Se debe eliminar el temor de compartir estas conversaciones privadas, es decir, confiar que al hacerlo no se sufrirán consecuencias negativas.
Bueno ahora que ya sabes más acerca del resentimiento y de cómo superarlo, ya tienes la responsabilidad de hacerte cargo del mismo y de empezar a tomar acciones que te ayuden a desarrollar aceptación y alcanzar la paz que tanto deseas experimentar en tu vida.

domingo, 7 de junio de 2009

Declaraciones Fundamentales

Uno de los temas que mayor impacto positivo viene generando en mi vida es el practicar las diferentes declaraciones fundamentales, por esta razón deseo compartir con ustedes el poder que tiene el hacer estas declaraciones e invitarlos a reflexionar al respecto para luego emprender acciones que les abran mayores posibilidades de satisfacción y bienestar.

El coaching ontológico identifica las siguientes declaraciones fundamentales:

1. "No"/ "basta": con esta declaración definimos el respeto que nos tenemos a nosotros mismos y que nos tendrán los demás. Compromete de forma directa nuestra dignidad como personas.

¿Cuán difícil se te hace decir "no"?, ¿Sueles decir: "sí " a cosas que no quieres?, ¿Vienes aceptando una situación que te hace daño o te resta posibilidades para ser feliz y aún no le has puesto límite? y ¿Cuáles son las consecuencias de la falta de esta declaración en tu vida?.


2. "Sí" : es la declaración de la aceptación y juega un rol crucial en el terreno de las promesas. Al declarar "sí" o "acepto" ponemos en juego el valor y respeto de nuestra palabra.

¿Alguna vez dijiste sí y no actuaste de forma coherente con esta declaración?, ¿Cómo te sentiste?, ¿Cómo afectó esto tu vida?, ¿Hay alguna situación, alguien o algo a lo que está faltando que le digas: "Si"?.

3. "No sé": es la declaración de la ignorancia, al hacerla nos abrimos al aprendizaje y por lo tanto juega un rol crucial en nuestro proceso de transformación personal y de creación de quiénes somos. Muchas veces "no sabemos que no sabemos" y vivimos ciegos. Primero necesitamos hacer la declaración "no sé" para luego declarar "aprenderé".

¿Crees saber algo y realmente no lo sabes?, ¿Cuánto te cuesta declarar: "no sé"?, ¿Qué impide que hagas esta declaración?, ¿El no hacer esta declaración te abre o te cierra posibilidades?, ¿Cuán grande es tu disposición para aprender?, ¿Qué tan comprometido estas con tu transformación y crecimiento personal?
4. "Gracias": al hacer esta declaración de gratitud estamos celebrando todo lo que la vida nos ha dado y dando reconocimiento a los demás por lo que hacen por nosotros y representan en nuestras vidas. Cuando alguien cumple a plena satisfacción con algún compromiso que asumió con nosotros (promesa) y le decimos: "gracias", no sólo estamos registrando el cumplimiento de dicho compromiso sino también estamos construyendo una relación con esa persona. Muchas veces el no agradecer conlleva a generar resentimiento en la otra persona y poca disposición para ayudarnos en el futuro.
¿Acostumbras agradecer?, ¿Cuando agradeces lo haces de forma automática o con el corazón?, ¿Cuán conciente eres de lo que representa esta declaración en la relación que estableces con las otras personas?, ¿Alguna vez dejaste de agradecer...cuáles fueron las consecuencias?

5. "Perdón": al hacer esta declaración estamos asumiendo la responsabilidad por no haber cumplido con lo que nos comprometimos y por haber tenido acciones que terminaron dañando a otra persona. Esta declaración puede adoptar 3 formas: "Perdóname", "Te perdono" y "Me perdono". El sólo hacer la declaración de "perdón"o pedir perdón aún sin que el otro nos perdone ya genera un cambio sustancial en nuestra vida. El declarar: "te perdono" es un acto de liberación personal ya que nos permite romper la cadena que nos ata al victimario y nos constituye como su víctima o esclavo; al perdonar nos hacemos cargo de nosotros mismos y ponemos término a un proceso abierto que sigue reproduciendo el daño que se nos hizo y de esta forma salimos de la posición de resentimiento y dolor. El perdón a si mismo también tiene un efecto liberador y es una expresión del amor que nos tenemos a nosotros mismos y a la propia vida.

¿Cuán difícil se te hace pedir perdón o perdonar?, ¿Hay alguien a quien te haga falta perdonar o pedirle perdón?, ¿Cómo te sientes al no haber perdonado a otra persona o a ti mismo? y ¿Qué impacto está teniendo en tu vida la falta de esta declaración?.

6. "Amor": el declarar "te amo" o "te quiero" ayuda a construir una relación con el otro y a crear un mundo compartido con esa persona. Muchas veces pensamos que si amamos o queremos a alguien no es necesario decirle: "te amo...te quiero" (alegando que se sobreentiende), sin embargo, al hacer esta declaración estamos construyendo una relación diferente con la otra persona.


¿En tus relaciones personales cuán a menudo haces y recibes declaraciones de afecto?, ¿Hay alguna persona a la que no acostumbras decirle: "te quiero" o "te amo"?, ¿Qué estás esperando para hacer esta declaración?, ¿Qué significaría para la otra persona el escuchar de ti esta declaración de amor/afecto? y ¿Qué ocurriría en tu relación con esa persona si haces esta declaración?.


¿Qué declaraciones fundamentales te está haciendo falta hacer? . Te invito a empezar a hacerlas, estoy segura que te sorprenderás de lo que va a ocurrir!!.

viernes, 1 de mayo de 2009

Aprendiendo y creciendo juntos como seres humanos

Deseo compartir con ustedes lo gratamente sorprendida y feliz que me siento por estar siendo testigo de los cambios positivos que se van dando en los participantes de mis reuniones de aprendizaje que forman parte de mi diplomado en coaching ontológico de la PUCP. Bastó una sola reunión de 3 horas en las que abrí conversaciones sobre temas fundamentales en coaching ontológico: el observador, la estructura de coherencia (linguístico, emocionalidad y corporalidad) y los tipos de aprendizaje (aprendizaje de primer orden y aprendizaje de segundo orden o transformacional) para que mis compañeros de aprendizaje, en un plazo de 15 días, generaran espacios valiosos de reflexión y empezaran a generar cambios en su observador que les permitiera emprender acciones diferentes a las que venían teniendo y lograr de esta manera obtener resultados más satisfactorios .

Algunos de los aprendizajes ellos están teniendo son:
  • Aprender a hacer pedidos.

  • Dejar de personalizar las reacciones negativas de las personas de su entorno (a no leerlas como ataques personales o señales de poco aprecio o poca consideración).

  • Expresar su cólera de una forma asertiva. Eliminar el juicio: "No debo expresar mi cólera, hacerlo es una niñería y no me van a entender" y reemplazarlo por otro juicio: "Tengo derecho a expresar mi cólera de una forma adecuada, si la otra persona no me entiende no es mi responsabilidad ni es terrible y por último podemos conversar al respecto".

  • Aprender a dar y recibir reconocimiento.

  • Aprender a cuidar de sí mismos, a hacer pausas en su jornada laboral y a darse espacios para descansar y reperar energías (dejar de sobre exigirse).

  • Abandonar acciones poco productivas y reemplazarlas por acciones más productivas y con menor costo para ellos.

  • Hacer cosas diferentes y salir de su "zona de comodidad" para pemitirse experimentar sensaciones y emociones diferentes y beneficiosas para ellos (ej: cambiar la decoración de su cuarto o vivienda, cambiar de ruta para ir al trabajo, cambiar su manera de trabajar, etc).
Estos primeros pasos que han dado les está permitiendo estar alcanzando resultados más satisfactorios de los que venían logrando hace un mes atrás, tales como: llevar una relación de pareja más armoniosa y con mayor transparencia, poder sentirse más relajados y contentos, poder evitar "que la procesión emocional vaya por dentro" con todo el costo que esto genera, poder evitar explosiones o conductas agresivas en la relación con los otros, poder sentirse "renovados", lograr tener una comunicación más efectiva con la familia, amigos, jefes y otras personas, etc.

Es increible cómo están ocurriendo cambios importantes en la estructura de coherencia de cada uno de los participantes: cambios a nivel del dominio linguístico (peticiones, juicios, reclamos, etc.), a nivel emocional (más tranquilidad y alegría) y a nivel corporal (rostros que reflejan paz, energía corporal asociada a disposición de centramiento, mejor calidad de sueño, músculos menos tensos y acciones diferentes y beneficiosas).

Todo lo anteriormente expuesto valida una vez más algunas de las premisas del coaching y especialmente del coaching ontológico, en las que yo más creo:
  • "Toda persona tiene la capacidad para aprender y rediseñarse para llegar a ser el tipo de persona que desea ser".

  • "El verdadero cambio o aprendizaje ocurre cuando generamos cambios a nivel de nuestro observador, es decir, en la manera como miramos el mundo y en la forma como nos posicionamos en éste" (aprendizaje transformacional).

  • "Las personas podemos decidir ser "naufragos"(sobrevivir y dejar que las cosas pasen) o ser "navegantes" (vivir y hacer que las cosas ocurran), tenemos la capacidad para hacer declaraciones de quiebre en nuestras vidas: "Basta ya de esto, ahora quiero algo diferente para mi vida".

  • "Los cambios positivos que se van dando en un ser humano van generando un impacto positivo en su entorno o sistema: familia, trabajo, sociedad, país, etc."

  • "El lenguaje tiene un poder generativo y transformador, con el lenguaje vamos generando nuevas realidades o creando mundos".

  • "El coaching ontológico ayuda a genera cambios en 3 dominios: linguístico, emocional y corporal".

  • "El coaching ayuda a las personas a lograr cambios en un tiempo mucho menor que la psicoterapia".

  • "Las bases de todo proceso de coaching es generar conciencia y responsabilidad en la personas".
Estoy feliz de haber iniciado, con mi diplomado en coaching ontológico en la PUCP, este maravilloso y desafiante viaje de autodescubrimiento y transformación personal, y de estar compartiendo aprendizajes con otras personas que también desean convertirse en mejores seres humanos.

No me cabe la menor duda de que mi misión en la vida es contribuir al crecimiento y felicidad de las otras personas. Esto me hace feliz. Seguiré en este camino.

Deseo cerrar este post haciendo dos declaraciones de GRACIAS:
  • "Gracias compañeros de aprendizaje por darme la oportunidad de aprender y crecer como ser humano junto con ustedes".
  • "Gracias Dios, padres y a todas aquellas personas que han contribuido y siguen contribuyendo a que yo siga avanzando en mi crecimiento personal y a que pueda "llegar al alma de las personas" para apoyarlas en su búsqueda de crecimiento y felicidad".

viernes, 10 de abril de 2009

¿Cuáles son nuestros enemigos del aprendizaje?


A continuación mencionaré algunos de los enemigos del aprendizaje que sin darnos cuenta juegan en nuestra contra cuando queremos expandir nuestras posibilidades de acción o transformarnos en mejores personas.



Todos tenemos más de uno de estos enemigos del aprendizaje, te invito a leerlos y a preguntarte: ¿cuáles son mis principales enemigos del aprendizaje?, ¿de qué forma he venido aprendiendo? y ¿cuáles han sido los costos y beneficios de haber aprendido de esta manera?

1. Incapacidad para decir: "NO SE", para aceptar que no sabemos: "No puedo decir que no sé, si lo hago seré mal visto y pasaré como tonto o ignorante".
2. Dada la persona que soy, no puedo aprender esto: "No soy bueno o no sirvo para aprender esto".
3. Ceguera cognitiva: "Esto ya lo sé, son otros lo que tienen que aprenderlo", "Lo que sé, es todo lo que debo de saber".
4. Querer tener todo claro todo el tiempo: "Cuando aprendo no debe haber espacio para la confusión, todo tiene que estar claro y sino está claro debo buscar la manera de aclararlo".
5. No dar importancia ni prioridad al aprendizaje: "Me gustaría aprender, pero no tengo tiempo", "Y esto, ¿para qué me sirve?, aprenderlo es una pérdida de tiempo".
6. No darle su tiempo al aprendizaje: "Quiero aprender.... ¡pero rápido!".
7. La trivialidad: "Siempre debe haber broma, chiste, ironía y sarcasmo".
8. La gravedad: "El aprender es cosa seria...el aprendizaje no puede ser divertido".
9. El olvido del cuerpo: "El aprendizaje es 100% racional, intelectual y cognitivo...el cuerpo no interviene para nada en el aprendizaje".
10. El olvido de la emoción y del contexto emocional: "El aprendizaje es 100% racional por lo tanto las emociones no intervienen en el aprendizaje".
11. No dar autoridad a otra persona para que me enseñe: "Quiero que me enseñes, pero así". "Dado que es más joven que yo...que no ha pasado por la universidad, no me puede enseñar nada".
12. Incapacidad de desaprender: "No debo abandonar lo que ya aprendí, lo único que tengo que hacer es acomodar mi nuevo aprendizaje a lo que ya sé y domino".
13. Confundir aprendizaje con información: " Cuanta más información adquiera, estoy aprendiendo más".
14. Tener adicción a lo novedoso: "Debo tener acceso a todo lo nuevo para aprender más, siempre debo buscar cosas nuevas o que están de moda para aprender".
15. La desconfianza: "No puedo confiar en mis espacios de aprendizaje, las personas que forman parte de este espacio me están evaluando y no puedo confiar en ellas".

Fuentes: Taller de Coaching Ontológico de Carla Olavarría y Diploma de Formación en Coaching Profesional de la PUCP (conferencia de Minerva Gebran y Simón Rider, artículo de César Farías).

Empecé mi viaje de autodescubrimiento y transformación personal!!

El viernes 3 de abril inicié mi Diplomado en Coaching Ontológico en la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), estoy en plena fase de despegue en este increíble viaje de autodescubrimiento y de aprendizaje transformacional.

Fué increíble encontrarme con otras personas que también desean seguir creciendo como seres humanos y poder contribuir desde sus diferentes roles al desarrollo y a la felicidad de los demás.

Tengo mucha confianza de que el viaje estará lleno de descubrimientos y sorpresas, variedad de emociones, que estaré muy bien acompañada y que al final habré crecido más como ser humano.

Estoy convencida de que para ser un buen coach no basta conocer y saber aplicar técnicas y herramientas de coaching sino que es indispensable tener al coaching como una filosofía de vida y ser un modelo de lo que el coaching es capaz de obrar en las personas. Creo que esto es precisamente lo que permite que un coach pueda tener intervenciones de coaching mucho más poderosas y efectivas.

En los 3 días que duró la conferencia internacional a cargo de Minerva Gebrán y Simón Rider, dos excelentes seres humanos y coaches ontológicos, se tocaron diferentes temas que generaron en mí y en mis compañeros mucha reflexión y mayor apertura al cambio.

Deseo utilizar este blog para compartir con ustedes estos aprendizajes y de esta manera poder contribuir a generar espacios de reflexión en ustedes que los ayuden a avanzar en su desarrollo personal.

"Somos dueños de nuestro destino. Somos capitanes de nuestra alma" (Anónimo).

sábado, 21 de febrero de 2009

El arte de formular preguntas poderosas en el coaching

Sabemos que un coach no da consejos, ni emite opiniones y mucho menos juzga lo que su cliente le expresa. En el coaching se parte de la premisa de que el cliente es el único que tiene las respuestas para sus preguntas. La tarea del coach es "iluminar" ciertas áreas o zonas desconocidas hasta el momento por el cliente. Para lograr este objetivo el coach plantea a su cliente diferentes preguntas que lo ayuden a generar espacios de reflexión a partir de los cuales saldrán las respuestas y acciones necesarias que lo ayudarán a lograr sus metas.

A continuación deseo compartir con ustedes algunos tips para formular preguntas poderosas:

1. Busquen que las preguntas reúnan las siguientes características:

- Ser cortas y simples.
- Ser abiertas.
- Ser precisas.
- Orienten al cliente a emprender una acción.
- Empiecen preferentemente con las palabras: “Qué” y "Cómo". Eviten el uso del "Por qué", sólo lleva a que el cliente busque justificarse en la medida de que se siente cuestionado o juzgado.

- Esten orientadas al objetivo y no al problema.
- Esten centradas en el presente y en el futuro, y no en el pasado.
- Son planteadas con un propósito definido y honesto.
- Inviten al cliente a reflexionar y tomar conciencia.
- Ayuden a construir y mantener una relación de sintonía entre el coach y el cliente.
- Susciten estados emocionales en el cliente que lo impulsen a tomar acción.

2. Las preguntas deben ser planteadas en el timing adecuado de cada cliente. Cada cliente tiene un "momento personal" en el que está listo para escuchar ciertas preguntas y para poder reflexionar a partir de las mismas. Una pregunta potencialmente buena puede terminar siendo una mala pregunta si es planteada en un timing inadecuado para el cliente.

3. Antes de plantear una pregunta al cliente conviene chequear primero si éste tiene información que le sirva para responderla. Si no la tiene es mejor no formular la pregunta en ese momento ya que lo único que lograremos será generarle sentimientos de frustración. En estos casos primero conviene darle al cliente una tarea que le permita acceder a dicha información y luego se le plantea la pregunta.
Las preguntas que plantea un coach a su cliente pueden cumplir diferentes propósitos, tales como:

(a) Ayudar al cliente a definir y precisar sus metas:

- ¿En un mundo ideal en el que todo es posible qué es lo que quieres lograr?
- ¿Qué exactamente verás, oirás o sentirás cuando logres lo que quieres?
- ¿Cómo te visualizas habiendo logrado tu meta?
- ¿Cuándo quieres alcanzar esta meta?

(b) Ayudar al cliente a identificar los valores que están representados en sus metas:

- ¿Qué te aportará el logro de esta meta?
- ¿Qué te motiva o impulsa a querer lograr esta meta?
- ¿Qué vas a obtener al lograr esta meta?

(c) Ayudar al cliente a obtener retroalimentación sobre el logro o avance hacia su meta:

- ¿Qué pruebas tendrás de que te estás acercando al logro de tu meta?
- ¿Cómo sabrás que has logrado tu meta?
- ¿Cómo medirás tu progreso hacia tu meta?
- ¿Qué hiciste que te ayudó a lograr tu meta? (cuando el resultado fue exitoso)
- ¿Qué has aprendido de lo que pasó? (cuando el resultado no fue exitoso)
- ¿Qué puedes hacer de diferente la próxima vez? (cuando el resultado no fue exitoso)

(
d) Ayudar al cliente a identificar los recursos que necesita para lograr su meta y los obstáculos que le impiden alcanzarla:

- ¿Con qué recursos cuentas desde ahora para lograr tu meta?
- ¿Qué recursos vas a necesitar para alcanzar tu meta?
- ¿Qué vas a hacer para tener estos recursos?

- ¿Conoces a alguna persona que ya haya logrado esta meta? ¿Qué hizo para lograrla?
- ¿Qué te impide lograr esta meta?
- ¿Qué hábitos te están deteniendo en tu avance hacia tu meta?
- ¿Qué vas a hacer para superar estos obstáculos?

(e) Ayudar al cliente a identificar cuánto control e influencia tiene en el logro y mantenimiento de su meta:

- ¿Del 1 al 10, qué tan retadora sientes esta meta?
- ¿Qué vas a hacer concretamente para alcanzar esta meta?
- ¿Qué necesitas hacer para alcanzar esta meta?
- ¿Qué otras opciones tienes para alcanzar esta meta?
- ¿Una vez que hayas alcanzado tu meta, qué vas hacer para mantenerla?

(f) Ayudar al cliente a evaluar el impacto ecológico que tendrá el logro de su meta (impacto en su vida y en su entorno):

- ¿Las personas que son importantes para tí qué piensan de esta meta?
- ¿Qué impacto va a tener en tu vida y en la de los otros el logro de esta meta?
- ¿Cómo se verán afectadas tus diferentes áreas de la vida cuando logres esta meta?
- ¿Cómo se verá afectado el equilibrio entre las diferentes áreas de tu vida al lograr esta meta?
- ¿Qué es lo peor que podría pasar si logras esta meta?
- ¿Qué es lo mejor que podría pasar si alcanzas esta meta?

El coach ha medida que va ganando experiencia en la práctica del coaching aprende a formular preguntas cada vez más poderosas hasta que llega un momento en que logra que este tipo de preguntas le fluyan sin hacer mayor esfuerzo.

Es increible y muy gratificante escuchar a tu cliente expresar: "Nunca me había hecho esta pregunta", "Ahora que lo pienso me doy cuenta de que...", "Escuchar esta pregunta me lleva a sentirme algo confundido...como que estoy empezando a ver esto de una manera diferente", etc.
Este tipo de comentarios son la mejor prueba de que un coach ha planteado una pregunta poderosa a su cliente y que lo está ayudando a ampliar sus espacios de reflexión y a generar una nueva mirada que lo impulsará a tomar acciones que finalmente lo conduzcan a resultados exitosos.

A los coaches los invito a avanzar en el dominio del arte de plantear preguntas poderosas y a compartir algunas de ellas en este blog!!!

martes, 10 de febrero de 2009

¿Qué es un quiebre?

Antes de exponer algunas ideas sobre los quiebres, te invito a leer el siguiente cuento:
Un maestro samurai paseaba por un bosque con su fiel discípulo, cuando vio a lo lejos un sitio de apariencia pobre, y decidió hacer una breve visita al lugar. Durante la caminata le comentó al aprendiz sobre la importancia de realizar visitas, conocer personas y las oportunidades de aprendizaje que obtenemos de estas experiencias. Llegando al lugar constató la pobreza del sitio: los habitantes, una pareja y tres hijos, vestidos con ropas sucias, rasgadas y sin calzado; la casa, poco más que un cobertizo de madera...

Se aproximó al señor, aparentemente el padre de familia y le preguntó: “En este lugar donde no existen posibilidades de trabajo ni tampoco puntos de comercio, ¿cómo hacen para sobrevivir? El señor respondió: “amigo mío, nosotros tenemos una vaquita que da varios litros de leche todos los días. Una parte del producto la vendemos o lo cambiamos por otros géneros alimenticios en la ciudad vecina y con la otra parte producimos queso, cuajada, etc., para nuestro consumo. Así es como vamos sobreviviendo.”

El sabio agradeció la información, contempló el lugar por un momento, se despidió y se fue. A mitad de camino, se volvió hacia su discípulo y le ordenó: “Busca la vaquita, llévala al precipicio que hay allá enfrente y empújala por el barranco.”

El joven, espantado, miró al maestro y le respondió que la vaquita era el único medio de subsistencia de aquella familia. El maestro permaneció en silencio y el discípulo cabizbajo fue a cumplir la orden.

Empujó la vaquita por el precipicio y la vio morir. Aquella escena quedó grabada en la memoria de aquel joven durante muchos años.

Un bello día, el joven agobiado por la culpa decidió abandonar todo lo que había aprendido y regresar a aquel lugar. Quería confesar a la familia lo que había sucedido, pedirles perdón y ayudarlos.

Así lo hizo. A medida que se aproximaba al lugar, veía todo muy bonito, árboles floridos, una bonita casa con un auto en la puerta y algunos niños jugando en el jardín. El joven se sintió triste y desesperado imaginando que aquella humilde familia hubiese tenido que vender el terreno para sobrevivir. Aceleró el paso y fue recibido por un hombre muy simpático.

El joven preguntó por la familia que vivía allí hacia unos cuatro años. El señor le respondió que seguían viviendo allí. Espantado, el joven entró corriendo en la casa y confirmó que era la misma familia que visitó hacia algunos años con el maestro.

Elogió el lugar y le preguntó al señor (el dueño de la vaquita): “¿Cómo hizo para mejorar este lugar y cambiar de vida?” El señor entusiasmado le respondió: “Nosotros teníamos una vaquita que cayó por el precipicio y murió. De ahí en adelante nos vimos en la necesidad de hacer otras cosas y desarrollar otras habilidades que no sabíamos que teníamos. Así alcanzamos el éxito que puedes ver ahora.”

Reflexión:

Todos tenemos "alguna vaquita" que nos proporciona alguna cosa básica para nuestra supervivencia, pero que nos lleva a la rutina y nos hace dependientes de ella. Nuestro mundo se limita a lo que "la vaquita" nos brinda.

¿Cuál es "tu vaquita"
¿Qué te imaginas que ocurriría si te deshaces de "tu vaquita"?
¿Qué tan dispuesto estás a sacar a "tu vaquita" de tu vida?
¿Qué te impide deshacerte de "tu vaquita"?

El cuento compartido y las preguntas de reflexión planteadas nos remiten directamente a un concepto clave en el coaching: "el quiebre".

Un quiebre es una interrupción en el fluir transparente de nuestra vida en el que tomamos conciencia de un campo específico que antes no identificábamos.

Nosotros mismos somos los que determinamos los quiebres y lo hacemos en dos situaciones: (1) cuando expresamos sentirnos insatisfechos por algo que acontece en nuestra vida y (2) cuando visualizamos que nuestra vida puede ser diferente en uno o varios aspectos.

Podemos vivir los quiebres como positivos y negativos. El vivir un quiebre como positivo implica que éste expandirá nuestras posibilidades de acción y de resultados, en cambio el vivir un quiebre como negativo implica que éste restringirá nuestras posibilidades.

Nosotros podemos declarar quiebres en nuestra vida personal y profesional, y no limitarnos a esperar que estos ocurran. Para ello podemos preguntarnos: ¿qué situaciones de mi área personal o profesional deseo que NO sigan ocurriendo? o ¿qué situaciones deseo que ocurran en mi vida personal o profesional?

Las declaraciones de quiebres suelen empezar con la palabra: "Basta" (ejemplos: "Basta de seguir en esta relación de pareja", "Basta de seguir esperando que mi jefe me aumente el suelo", "Basta de estar fumando y estar poniendo en riesgo mi salud", "Basta de estar trabajando más de 12 horas y de no darme tiempo para descansar y compartir con la familia, etc.

Una persona que inicia un proceso de coaching por voluntad propia es porque ha ocurrido una situación de quiebre en su vida (ej: despido de trabajo, crisis financiera, divorcio, etc.) o porque ha llegado a un momento en que ha hecho una declaración de quiebre, es decir, cuando desea generar un cambio en su vida actual para aumentar sus niveles de satisfacción y alcanzar ciertas metas.

En las etapas iniciales de un proceso de coaching se busca comprender las inquietudes del coachee y ayudarlo a que determine sus quiebres, posteriomente el coach junto con el coachee elaboran juntos planes de acción que lo ayuden a superar sus diferentes quiebres.

A manera de conclusión podemos decir que el coaching ayuda a manejar lo quiebres existentes, a anticipar los que se vienen, a declararlos como positivos o negativos y a que el coachee vuelva a la transparencia o estado de paz en el que todo fluye sin detenerse a pensar en cada paso que da.

Te invito a hacer declaraciones de quiebre!

domingo, 1 de febrero de 2009

"La Rueda de la Vida"

Una de mis herramientas favoritas del coaching es la "Rueda de la Vida".

Se trata de un círculo grande que está dividido en 8 grandes áreas: (a) entorno físico, (b) salud, (c) carrera/profesión o estudios, (d) desarrollo personal, (e) romance, (f) relaciones personales, (g) ocio, recreación y diversión, y (i) dinero/finanzas.
Cada persona si desea puede hacer subdivisiones al interior de cada área (ejemplo: el área salud puede ser dividida en salud física y salud mental, el área relaciones personales puede ser dividida en familia y amistades, etc.).

Es una de las herramientas que genera mayor toma de conciencia y reflexión en las personas. A continuación deseo compartir con ustedes algunas de las preguntas poderosas que un coach puede plantearle a su cliente al momento de aplicar esta herramienta:
  1. ¿Cuál es tu nivel de satisfacción actual en las diferentes áreas de tu vida? (porcentaje de satisfacción actual del 0 al 100%).
  2. ¿Qué opinas sobre tu rueda de la vida?
  3. ¿Qué tan equilibrada ves que está tu rueda de la vida?
  4. ¿Cuán satisfecho estás con tu rueda de la vida?
  5. ¿En qué áreas de tu vida te gustaría marcar una diferencia?
  6. ¿Cuál es el área de tu vida en la que te sientes más exitoso?
  7. ¿En qué área te manejas con mayor facilidad/dificultad?
  8. ¿Qué área de tu vida te plantea mayores retos o desafíos?
  9. ¿En qué áreas acostumbras estancarte?
  10. ¿En cuáles áreas están principalmente tus recursos?
  11. ¿Cuál es el área de tu vida en la que acostumbras invertir mayores recursos: tiempo, esfuerzo, dinero, etc.?
  12. ¿Cuáles son los resultados que estás obteniendo al invertir más en esta área?
  13. ¿Qué áreas de tu vida se están viendo más afectadas negativamente por invertir más en esta área?
  14. ¿En cuál área demuestras tener un mayor compromiso?
  15. ¿En qué área de tu vida se ubican tus principales metas?
  16. ¿En qué área de tu vida vives más tus valores?
  17. ¿Qué puedes hacer para marcar una diferencia en el área en la que menos satisfecho estás?
  18. ¿Qué te impide estar más satisfecho con tu vida?
  19. ¿Cuál es esa área en la que emprendiendo una pequeña acción puedes lograr un impacto muy positivo en la mayoría de las otras áreas de tu vida? (área palanca).
  20. ¿En un plazo de 6 meses qué niveles de satisfacción deseas tener en cada una de las áreas de tu rueda de la vida?

Las respuestas a las que va llegando cada persona son sorprendentes, a continuación comparto con ustedes algunas de ellas:

  • "El área en la que invierto más tiempo, dinero y energía es justamente el área en la que menos satisfecho estoy".
  • "Mis niveles de satisfacción son muy variables en las diferentes áreas de mi vida...falta equilibrio".
  • "Pensaba que invirtiendo más recursos en el área dinero, el impacto iba a ser muy positivo en mis otras áreas, sin embargo, ahora tomo conciencia de que está ocurriendo todo lo contrario...me quita niveles de satisfacción en otras áreas: relaciones, romance, desarrollo personal, salud, diversión y recreación, etc."
  • "Mis principales metas se ubican en el área de desarrollo personal y ahora me doy cuenta de que es el área en la que menos recursos invierto...lo que vengo haciendo no está alineado con mis objetivos!!".
  • "Acostumbro demostrar mayor compromiso en el área carrera, sin embargo, mis principales metas y valores están ubicados en el área de relaciones personales y específicamente en mi área familiar".

Los invito a autoaplicarse la Rueda de la Vida y a sorprenderse con las respuestas a las que vayan llegando!!!. Quizás les sirva para decidir empezar un proceso de life-coaching.

miércoles, 28 de enero de 2009

¿Es rentable el coaching ejecutivo y el coaching organizacional?

Las empresas más visionarias saben que un factor clave para lograr un éxito sostenido es saber atraer, desarrollar y retener el talento humano, ya que ello tendrá un impacto positivo en el nivel de compromiso de sus colaboradores así como en su desempeño y rendimiento laboral. Para estas empresas contratar servicios de desarrollo, tales como programas de coaching, no significa un costo sino una inversión dado que son concientes de que estos programas generarán una mayor rentabilidad para la organización.

Sin embargo, aún existen empresas que se preguntan si “invertir” en programas de coaching tendrá un retorno rentable y esta pregunta se vuelve más crucial en tiempos de crisis económica como el que venimos atravesando.

¿Qué dicen los estudios y las cifras estadísticas?.
  • Las empresas que facilitan coaching externo a sus directivos consiguen mejoras de calidad y rendimiento, y un retorno de su inversión (ROI) de 6 veces (Manchester Inc.).

  • La formación en habilidades de liderazgo incrementa la productividad de las empresas en un 22.4 %, y cuando esta formación se acompaña con programas de coaching la productividad se eleva a un 88% (Instituto Gallup).

  • El coaching ejecutivo individualizado es utilizado por el 57% de las empresas más importantes y existosas del mundo, tales como: General Electric, Johnson and Johnson, Ernst & Young, Hewlett Packard e IBM (estudios anuales de la Revista Fortune).

  • El liderazgo y su desarrollo son fundamentales para el éxito en la gestión empresarial (Human Resource Institute). Sabemos que según los hallazgos de Daniel Goleman, el liderazgo es un 90% inteligencia emocional, y precisamente uno de los aspectos que más se potencia y desarrolla en los programas de coaching ejecutivo.

  • El 40% de los directivos pueden fracasar a no ser que tengan aprendizaje continuo y desarrollen competencias emocionales. Las tres primeras causas de fracaso en los líderes de las organizaciones se relacionan con su dificultad para asumir cambios, su incapacidad para trabajar en equipo y su dificultad para mantener buenas relaciones interpersonales (Center for Creative Leadership). En los programas de coaching ejecutivo se presta especial atención a este tipo de factores.

Fuentes: (1) Coaching realmente: Un enfoque europeo y empresarial, de Juan Carlos Cubeiro y otros, y (2) ¿Es rentable el coaching? artículo de Angela María Gutierrez publicado en Martes Financiero (Noviembre, 2008).

¿Cuáles son los beneficios que obtiene una organización que adopta una cultura de coaching?

  • Recursos humanos más flexibles y capacitados para enfrentar situaciones de cambio.

  • Directivos, gerentes y jefes que son auténticos líderes transformacionales y capaces de potenciar el talento de sus recursos humanos.

  • Alto nivel de compromiso de los recursos humanos con la organización.

  • Fortalecimiento de la organización.

  • Mejor trabajo en equipo.

  • Buen clima laboral.

  • Bajo ausentismo laboral.

  • Poca rotación o pérdida de recursos humanos valiosos para la empresa.

  • Reducción de costos.

  • Aumento de la productividad.

  • Incremento de la rentabilidad.

  • Pocos conflictos interpersonales al interior de la organización y suficientes recursos para afrontarlos de forma adecuada cuando se presenten.

martes, 27 de enero de 2009

¿Qué beneficios puede obtener una persona de un proceso de life coaching?



"Toda persona tiene su propia vocación o misión en la vida. En ella no puede ser reemplazada, ni su vida puede repetirse. De modo que la tarea de cada uno es única como su oportunidad específica de llevarla a cabo" (Victor Frankl).

Una persona que inicia un proceso de life coaching puede verse beneficiada en diferentes aspectos. A continuación comparto con ustedes algunos de estos beneficios:
  • Lograr transformarse en la persona que desea ser y en lo mejor que puede llegar a ser.

  • Aprender a liberar su potencial para maximizar su desempeño y alcanzar sus metas personales y profesionales.

  • Aprender a profundizar en si misma y a descubrir aspectos propios que antes le eran desconocidos.

  • Ganar conciencia, abrirse nuevas posibilidades, poder elegir y llegar al cambio.

  • Aprender una forma de pensar diferente que la conduzca a nuevas acciones y a resultados exitosos.

  • Lograr establecer con claridad sus metas y valores, y trazar el camino que la conduzca al logro de dichas metas y a vivir sus valores.

  • Ganar confianza en si misma.

  • Lograr mayor equilibrio o balance en su vida.

  • Aumentar sus niveles de satisfacción en diferentes áreas de su vida.

  • Mejorar su calidad de vida.

  • Convertirse en un modelo a seguir para los demás.

  • Aprender a dar lo mejor de sí en su relación con los demás y potenciar su comunicación con ellos.

El poder ayudar y acompañar a una persona en su proceso de transformación personal y "saborear" junto con ella los resultados del proceso es lo que explica mi pasión por el coaching y contribuye a que en el día a día viva uno de los valores más importantes para mí: "trascendencia".

domingo, 25 de enero de 2009

Creencias Limitantes del Coach

  • Algunos coaches pueden tener creencias infundadas que asumen como verdaderas y que los alejan del logro de resultados exitosos en su práctica de coaching.

    Deseo compartir con ustedes algunas de estas creencias:

  • “Yo como coach soy el protagonista y el responsable del proceso de coaching, de mi depende cómo funcione el proceso y los resultados del mismo”.
  • “Debo ganarme la simpatía y cariño de mis clientes”.
  • “No debo generar ninguna incomodidad en mi cliente. No debo retarlo, desafiarlo ni hacerle preguntas que le generen incomodidad”.
  • “No debo rechazar a ningún cliente que me busque para hacerle coaching”.
  • “En el coaching se trabaja los objetivos y metas que plantea el coach”.
  • “Si mi cliente necesita consejos y soluciones prácticas mi deber como coach es dárselos. Como coach yo tengo las respuestas que mi cliente necesita y se las debo dar”.
  • “El proceso de coaching es algo muy serio en el que no hay espacio para el humor y la diversión”.
  • “Como coach no debo permitirme fluir sino debo controlar todo lo que ocurra en la sesión para asegurarme de que todo salga bien”.
  • “Debo tener un vasto conocimiento sobre el trabajo que realiza mi cliente y/o sobre su negocio, debo saber más que él al respecto, de lo contrario no lo voy a poder ayudar”.
  • “El coach es un mentor, consejero, capacitador o especie de terapeuta de su cliente”.
  • “La relación que existe entre el coach y el cliente es vertical dado que el coach es un experto que va a ayudar al cliente”.
  • “Si observo que mi cliente está equivocado mi deber es decírselo”.
  • “Mi atención como coach debe estar dirigida a lo que expresa verbalmente mi cliente ya que eso es lo más importante”.
  • “Hay sólo una forma correcta de hacer coaching. Sólo aplicando un enfoque determinado de coaching se puede lograr resultados exitosos”.
  • “Si ya soy psicólogo o terapeuta no necesito formarme como coach”
  • “Si no soy psicólogo o terapeuta no puedo llegar a ser un buen coach”

    Los invito a reflexionar sobre el tema planteado y a compartir conmigo sus opiniones.

Coaching y Psicoterapia

Se puede identificar dos corrientes que abordan la relación existente entre coaching y psicoterapia:

(1) Los que niegan semejanzas entre coaching y psicoterapia y más bien enfatizan sus diferencias.
(2) Los que ponen énfasis en sus semejanzas y ven al coaching como una evolución de la psicoterapia.

La primera tendencia está conformada por profesionales cuya formación y ejercicio profesional están alejados totalmente del campo de la psicoterapia. Estos profesionales al establecer comparaciones entre coaching y psicoterapia suelen considerar única o principalmente los enfoques psicoterapéuticos tradicionales, tales como: la terapia de enfoque dinámico y el Psicoanálisis. En esta medida señalan que una diferencia importante entre psicoterapia y coaching es que en la primera se realiza una indagación profunda del pasado del cliente (“paciente”) y se busca generar en éste un espacio de comprensión del origen de su problema psicológico sin necesariamente ayudarlo a tomar acciones en el presente, mientras que el coaching está enfocado en el presente y futuro, e impulsa al cliente (“coachee”) a tomar acciones que lo ayuden a lograr sus metas.

La segunda tendencia es defendida por profesionales vinculados a la Psicoterapia. Ellos afirman que el coaching es una evolución de la psicoterapia en la medida en que posee muchas semejanzas con los enfoques psicoterapéuticos modernos y especialmente con las terapias cognitivas, tales como: la terapia cognitiva conductual y la terapia racional emotiva. Enfatizan que tanto el coaching como las terapias cognitivas están centradas en el presente y futuro, y en el cambio de paradigmas mentales para impulsar al cliente/coachee a tomar acciones que lo ayuden a lograr resultados exitosos o sus metas.

A partir de mi formación profesional y praxis en psicoterapia cognitiva y coaching he ido reflexionando sobre la relación existente entre ambas disciplinas. Deseo compartir con ustedes algunas de estas reflexiones:

• Para ser coach no se requiere ser psicólogo ni mucho menos psicoterapeuta. Sin embargo, hay ciertas competencias que son necesarias para el ejercicio eficiente de ambas disciplinas, tales como: capacidad de autoobservación y autoconocimiento, interés genuino en ayudar al cliente, actitud abierta hacia el aprendizaje, integridad y honestidad, optimismo (confiar en el potencial del cliente, y en su capacidad para cambiar o mejorar), respeto al cliente, humildad, flexibilidad, tolerancia, escucha activa, empatía y el arte de hacer preguntas claves que generen reflexión en el cliente. No se puede hacer coaching ni psicoterapia si no se reúnen estas competencias, los espacios de formación en ambas disciplinas ofrecen el marco para poder desarrollarlas.

• Las acciones que toman las personas u organizaciones están apoyadas en sus paradigmas mentales, creencias, significados e interpretaciones que hacen de la realidad. En las terapias cognitivas y en el coaching es fundamental realizar un trabajo orientado a ayudar al cliente a identificar y cambiar aquellos esquemas mentales o creencias que lo alejan del logro de sus metas, y promover la incorporación de paradigmas mentales que promuevan en él la toma de acciones que lo conduzcan a resultados exitosos. Toda intervención terapéutica o de coaching orientada únicamente a la solución de problemas o al mero reemplazo de comportamientos negativos por comportamientos positivos resultaría superficial y, en el mejor de los casos, podría ofrecer resultados exitosos a corto plazo pero no a mediano ni largo plazo.

• Un buen terapeuta y un coach no emiten juicios, no aconsejan ni ofrecen soluciones a su cliente sino que le plantean preguntas poderosas que lo ayuden a reflexionar con mayor profundidad en un tema o quizás a reflexionar sobre algo que nunca antes lo había hecho. Las respuestas y soluciones están en el cliente, nuestro rol es ayudarlo a que las descubra. El protagonista del cambio es el cliente dado que se trabaja en función a sus necesidades y objetivos, y porque él es el responsable de su proceso de transformación y de los resultados que obtiene.

• La terapia es una intervención que se realiza dentro del campo de la salud mental, mientras que el coaching es una disciplina o arte que se practica dentro del área de desarrollo. En la terapia el cliente busca aliviar un dolor emocional, superar un problema de comportamiento o manejar un trastorno mental. En el coaching el cliente busca alcanzar un estado deseado y generar en él transformaciones que lo ayuden a lograr sus metas.

• La terapia es una intervención que suele ser larga, toma meses y en algunos casos años. El coaching es un proceso que suele ser mucho más corto que una terapia, pueden ser suficientes unas 8 ó 12 sesiones, dependiendo el caso.

• En la terapia el cliente es generalmente una persona (terapia individual) o grupo de personas (terapia de pareja, terapia familiar, terapias grupales, etc.) que están enfrentando un problema psicológico que les genera mucho dolor emocional. En el coaching el cliente es un individuo (coaching personal o coaching ejecutivo) o una empresa/organización (coaching organizacional) que busca moverse de un estado actual, que le resulta poco satisfactorio, a un estado deseado que implique el logro de sus sueños y metas.

Finalmente, deseo compartir con ustedes una experiencia personal. Cuando empecé a formarme como coach, teniendo ya varios años de formación y de ejercicio profesional como terapeuta, encontré más de un formador que puso mucho énfasis en la diferencia que existe entre la psicoterapia y coaching y en el riesgo que existía de que la visión del psicólogo terapeuta pudiese interferir en su aprendizaje y ejercicio como coach. Les confieso que al inicio este mensaje me llevó a trazar una línea divisoria muy tajante entre ambas disciplinas, sin embargo, al poco tiempo de estar ejerciendo el coaching personal y ejecutivo me permití fluir en mis sesiones de coaching y descubrí algo maravilloso: que el ser psicóloga y terapeuta potenciaba mi rol como coach, es decir, mis clientes (sean pacientes o coachees) se beneficiaban de las habilidades y competencias que había desarrollado en ambas disciplinas. Se trataba de saber identificar bien las necesidades de mi cliente y en base a ello poder echar mano a veces a herramientas o estrategias propias de la terapia y otras veces a herramientas del área del coaching. Tengo clientes que me buscan para iniciar terapia cuando en verdad son candidatos para un proceso de coaching y viceversa, sin embargo, lo que más encuentro es que las personas que me buscan para que las apoye tienen algunas áreas a desarrollar con el coaching y otras áreas a abordar con la psicoterapia. Cuando se trata de intervenir en las organizaciones el abordaje es desde la línea del coaching, sin embargo, un excelente psicoterapeuta y coach peruano, que trabaja con organizaciones, tiene una frase que me deja pensando: “El coaching organizacional no es más que un pretexto para que el psicólogo entre a las organizaciones”. Seguiré reflexionando al respecto!

viernes, 23 de enero de 2009

Opciones para formarte como Coach Ontológico en Sudamérica

Luego de buscar información sobre espacios de formación en coaching ontológico encontré dos opciones que me parecen interesantes:

1. El ACP de Newfield
2. El Diplomado de Coaching Ontológico de la PUCP

En lo particular pienso que el Di
plomado de Coaching Ontológico de la Pontificia Universidad Católica del Perú ofrece ventajas interesantes a considerar:
  • Ventaja significativa de precio. Aprox. 12,000 soles. Si eres egresado PUCP tienes acceso a un 10% de descuento adicional.
  • Más horas prácticas dado que incluye adicionalmente 4 talleres nacionales (4 días completos)
  • 5 coaches/supervisores en Lima (todos formados en Newfield).
  • Asignación de coaches de acuerdo al perfil de cada participante.
  • Mínimo 8 sesiones de coaching individual. Se pueden pedir sesiones semanales o quincenales.
  • Número máximo de participantes: 30. Lo cual permite una supervisión más personalizada.
Sin embargo, el ACP de Newfield ofrece aspectos ventajosos, tales como:

  • Más de 20 años formando coaches ontológicos.
  • Tres conferencias internacionales en Chile, teniendo a Julio Olalla como coach formador.
  • Formación con participantes internacionales
  • Formación acreditada por la ICF

Ambas opciones son muy buenas y la elección dependerá de los aspectos que cada participante desea priorizar. Suerte!

Patricia Flores