miércoles, 28 de enero de 2009

¿Es rentable el coaching ejecutivo y el coaching organizacional?

Las empresas más visionarias saben que un factor clave para lograr un éxito sostenido es saber atraer, desarrollar y retener el talento humano, ya que ello tendrá un impacto positivo en el nivel de compromiso de sus colaboradores así como en su desempeño y rendimiento laboral. Para estas empresas contratar servicios de desarrollo, tales como programas de coaching, no significa un costo sino una inversión dado que son concientes de que estos programas generarán una mayor rentabilidad para la organización.

Sin embargo, aún existen empresas que se preguntan si “invertir” en programas de coaching tendrá un retorno rentable y esta pregunta se vuelve más crucial en tiempos de crisis económica como el que venimos atravesando.

¿Qué dicen los estudios y las cifras estadísticas?.
  • Las empresas que facilitan coaching externo a sus directivos consiguen mejoras de calidad y rendimiento, y un retorno de su inversión (ROI) de 6 veces (Manchester Inc.).

  • La formación en habilidades de liderazgo incrementa la productividad de las empresas en un 22.4 %, y cuando esta formación se acompaña con programas de coaching la productividad se eleva a un 88% (Instituto Gallup).

  • El coaching ejecutivo individualizado es utilizado por el 57% de las empresas más importantes y existosas del mundo, tales como: General Electric, Johnson and Johnson, Ernst & Young, Hewlett Packard e IBM (estudios anuales de la Revista Fortune).

  • El liderazgo y su desarrollo son fundamentales para el éxito en la gestión empresarial (Human Resource Institute). Sabemos que según los hallazgos de Daniel Goleman, el liderazgo es un 90% inteligencia emocional, y precisamente uno de los aspectos que más se potencia y desarrolla en los programas de coaching ejecutivo.

  • El 40% de los directivos pueden fracasar a no ser que tengan aprendizaje continuo y desarrollen competencias emocionales. Las tres primeras causas de fracaso en los líderes de las organizaciones se relacionan con su dificultad para asumir cambios, su incapacidad para trabajar en equipo y su dificultad para mantener buenas relaciones interpersonales (Center for Creative Leadership). En los programas de coaching ejecutivo se presta especial atención a este tipo de factores.

Fuentes: (1) Coaching realmente: Un enfoque europeo y empresarial, de Juan Carlos Cubeiro y otros, y (2) ¿Es rentable el coaching? artículo de Angela María Gutierrez publicado en Martes Financiero (Noviembre, 2008).

¿Cuáles son los beneficios que obtiene una organización que adopta una cultura de coaching?

  • Recursos humanos más flexibles y capacitados para enfrentar situaciones de cambio.

  • Directivos, gerentes y jefes que son auténticos líderes transformacionales y capaces de potenciar el talento de sus recursos humanos.

  • Alto nivel de compromiso de los recursos humanos con la organización.

  • Fortalecimiento de la organización.

  • Mejor trabajo en equipo.

  • Buen clima laboral.

  • Bajo ausentismo laboral.

  • Poca rotación o pérdida de recursos humanos valiosos para la empresa.

  • Reducción de costos.

  • Aumento de la productividad.

  • Incremento de la rentabilidad.

  • Pocos conflictos interpersonales al interior de la organización y suficientes recursos para afrontarlos de forma adecuada cuando se presenten.

martes, 27 de enero de 2009

¿Qué beneficios puede obtener una persona de un proceso de life coaching?



"Toda persona tiene su propia vocación o misión en la vida. En ella no puede ser reemplazada, ni su vida puede repetirse. De modo que la tarea de cada uno es única como su oportunidad específica de llevarla a cabo" (Victor Frankl).

Una persona que inicia un proceso de life coaching puede verse beneficiada en diferentes aspectos. A continuación comparto con ustedes algunos de estos beneficios:
  • Lograr transformarse en la persona que desea ser y en lo mejor que puede llegar a ser.

  • Aprender a liberar su potencial para maximizar su desempeño y alcanzar sus metas personales y profesionales.

  • Aprender a profundizar en si misma y a descubrir aspectos propios que antes le eran desconocidos.

  • Ganar conciencia, abrirse nuevas posibilidades, poder elegir y llegar al cambio.

  • Aprender una forma de pensar diferente que la conduzca a nuevas acciones y a resultados exitosos.

  • Lograr establecer con claridad sus metas y valores, y trazar el camino que la conduzca al logro de dichas metas y a vivir sus valores.

  • Ganar confianza en si misma.

  • Lograr mayor equilibrio o balance en su vida.

  • Aumentar sus niveles de satisfacción en diferentes áreas de su vida.

  • Mejorar su calidad de vida.

  • Convertirse en un modelo a seguir para los demás.

  • Aprender a dar lo mejor de sí en su relación con los demás y potenciar su comunicación con ellos.

El poder ayudar y acompañar a una persona en su proceso de transformación personal y "saborear" junto con ella los resultados del proceso es lo que explica mi pasión por el coaching y contribuye a que en el día a día viva uno de los valores más importantes para mí: "trascendencia".

domingo, 25 de enero de 2009

Creencias Limitantes del Coach

  • Algunos coaches pueden tener creencias infundadas que asumen como verdaderas y que los alejan del logro de resultados exitosos en su práctica de coaching.

    Deseo compartir con ustedes algunas de estas creencias:

  • “Yo como coach soy el protagonista y el responsable del proceso de coaching, de mi depende cómo funcione el proceso y los resultados del mismo”.
  • “Debo ganarme la simpatía y cariño de mis clientes”.
  • “No debo generar ninguna incomodidad en mi cliente. No debo retarlo, desafiarlo ni hacerle preguntas que le generen incomodidad”.
  • “No debo rechazar a ningún cliente que me busque para hacerle coaching”.
  • “En el coaching se trabaja los objetivos y metas que plantea el coach”.
  • “Si mi cliente necesita consejos y soluciones prácticas mi deber como coach es dárselos. Como coach yo tengo las respuestas que mi cliente necesita y se las debo dar”.
  • “El proceso de coaching es algo muy serio en el que no hay espacio para el humor y la diversión”.
  • “Como coach no debo permitirme fluir sino debo controlar todo lo que ocurra en la sesión para asegurarme de que todo salga bien”.
  • “Debo tener un vasto conocimiento sobre el trabajo que realiza mi cliente y/o sobre su negocio, debo saber más que él al respecto, de lo contrario no lo voy a poder ayudar”.
  • “El coach es un mentor, consejero, capacitador o especie de terapeuta de su cliente”.
  • “La relación que existe entre el coach y el cliente es vertical dado que el coach es un experto que va a ayudar al cliente”.
  • “Si observo que mi cliente está equivocado mi deber es decírselo”.
  • “Mi atención como coach debe estar dirigida a lo que expresa verbalmente mi cliente ya que eso es lo más importante”.
  • “Hay sólo una forma correcta de hacer coaching. Sólo aplicando un enfoque determinado de coaching se puede lograr resultados exitosos”.
  • “Si ya soy psicólogo o terapeuta no necesito formarme como coach”
  • “Si no soy psicólogo o terapeuta no puedo llegar a ser un buen coach”

    Los invito a reflexionar sobre el tema planteado y a compartir conmigo sus opiniones.

Coaching y Psicoterapia

Se puede identificar dos corrientes que abordan la relación existente entre coaching y psicoterapia:

(1) Los que niegan semejanzas entre coaching y psicoterapia y más bien enfatizan sus diferencias.
(2) Los que ponen énfasis en sus semejanzas y ven al coaching como una evolución de la psicoterapia.

La primera tendencia está conformada por profesionales cuya formación y ejercicio profesional están alejados totalmente del campo de la psicoterapia. Estos profesionales al establecer comparaciones entre coaching y psicoterapia suelen considerar única o principalmente los enfoques psicoterapéuticos tradicionales, tales como: la terapia de enfoque dinámico y el Psicoanálisis. En esta medida señalan que una diferencia importante entre psicoterapia y coaching es que en la primera se realiza una indagación profunda del pasado del cliente (“paciente”) y se busca generar en éste un espacio de comprensión del origen de su problema psicológico sin necesariamente ayudarlo a tomar acciones en el presente, mientras que el coaching está enfocado en el presente y futuro, e impulsa al cliente (“coachee”) a tomar acciones que lo ayuden a lograr sus metas.

La segunda tendencia es defendida por profesionales vinculados a la Psicoterapia. Ellos afirman que el coaching es una evolución de la psicoterapia en la medida en que posee muchas semejanzas con los enfoques psicoterapéuticos modernos y especialmente con las terapias cognitivas, tales como: la terapia cognitiva conductual y la terapia racional emotiva. Enfatizan que tanto el coaching como las terapias cognitivas están centradas en el presente y futuro, y en el cambio de paradigmas mentales para impulsar al cliente/coachee a tomar acciones que lo ayuden a lograr resultados exitosos o sus metas.

A partir de mi formación profesional y praxis en psicoterapia cognitiva y coaching he ido reflexionando sobre la relación existente entre ambas disciplinas. Deseo compartir con ustedes algunas de estas reflexiones:

• Para ser coach no se requiere ser psicólogo ni mucho menos psicoterapeuta. Sin embargo, hay ciertas competencias que son necesarias para el ejercicio eficiente de ambas disciplinas, tales como: capacidad de autoobservación y autoconocimiento, interés genuino en ayudar al cliente, actitud abierta hacia el aprendizaje, integridad y honestidad, optimismo (confiar en el potencial del cliente, y en su capacidad para cambiar o mejorar), respeto al cliente, humildad, flexibilidad, tolerancia, escucha activa, empatía y el arte de hacer preguntas claves que generen reflexión en el cliente. No se puede hacer coaching ni psicoterapia si no se reúnen estas competencias, los espacios de formación en ambas disciplinas ofrecen el marco para poder desarrollarlas.

• Las acciones que toman las personas u organizaciones están apoyadas en sus paradigmas mentales, creencias, significados e interpretaciones que hacen de la realidad. En las terapias cognitivas y en el coaching es fundamental realizar un trabajo orientado a ayudar al cliente a identificar y cambiar aquellos esquemas mentales o creencias que lo alejan del logro de sus metas, y promover la incorporación de paradigmas mentales que promuevan en él la toma de acciones que lo conduzcan a resultados exitosos. Toda intervención terapéutica o de coaching orientada únicamente a la solución de problemas o al mero reemplazo de comportamientos negativos por comportamientos positivos resultaría superficial y, en el mejor de los casos, podría ofrecer resultados exitosos a corto plazo pero no a mediano ni largo plazo.

• Un buen terapeuta y un coach no emiten juicios, no aconsejan ni ofrecen soluciones a su cliente sino que le plantean preguntas poderosas que lo ayuden a reflexionar con mayor profundidad en un tema o quizás a reflexionar sobre algo que nunca antes lo había hecho. Las respuestas y soluciones están en el cliente, nuestro rol es ayudarlo a que las descubra. El protagonista del cambio es el cliente dado que se trabaja en función a sus necesidades y objetivos, y porque él es el responsable de su proceso de transformación y de los resultados que obtiene.

• La terapia es una intervención que se realiza dentro del campo de la salud mental, mientras que el coaching es una disciplina o arte que se practica dentro del área de desarrollo. En la terapia el cliente busca aliviar un dolor emocional, superar un problema de comportamiento o manejar un trastorno mental. En el coaching el cliente busca alcanzar un estado deseado y generar en él transformaciones que lo ayuden a lograr sus metas.

• La terapia es una intervención que suele ser larga, toma meses y en algunos casos años. El coaching es un proceso que suele ser mucho más corto que una terapia, pueden ser suficientes unas 8 ó 12 sesiones, dependiendo el caso.

• En la terapia el cliente es generalmente una persona (terapia individual) o grupo de personas (terapia de pareja, terapia familiar, terapias grupales, etc.) que están enfrentando un problema psicológico que les genera mucho dolor emocional. En el coaching el cliente es un individuo (coaching personal o coaching ejecutivo) o una empresa/organización (coaching organizacional) que busca moverse de un estado actual, que le resulta poco satisfactorio, a un estado deseado que implique el logro de sus sueños y metas.

Finalmente, deseo compartir con ustedes una experiencia personal. Cuando empecé a formarme como coach, teniendo ya varios años de formación y de ejercicio profesional como terapeuta, encontré más de un formador que puso mucho énfasis en la diferencia que existe entre la psicoterapia y coaching y en el riesgo que existía de que la visión del psicólogo terapeuta pudiese interferir en su aprendizaje y ejercicio como coach. Les confieso que al inicio este mensaje me llevó a trazar una línea divisoria muy tajante entre ambas disciplinas, sin embargo, al poco tiempo de estar ejerciendo el coaching personal y ejecutivo me permití fluir en mis sesiones de coaching y descubrí algo maravilloso: que el ser psicóloga y terapeuta potenciaba mi rol como coach, es decir, mis clientes (sean pacientes o coachees) se beneficiaban de las habilidades y competencias que había desarrollado en ambas disciplinas. Se trataba de saber identificar bien las necesidades de mi cliente y en base a ello poder echar mano a veces a herramientas o estrategias propias de la terapia y otras veces a herramientas del área del coaching. Tengo clientes que me buscan para iniciar terapia cuando en verdad son candidatos para un proceso de coaching y viceversa, sin embargo, lo que más encuentro es que las personas que me buscan para que las apoye tienen algunas áreas a desarrollar con el coaching y otras áreas a abordar con la psicoterapia. Cuando se trata de intervenir en las organizaciones el abordaje es desde la línea del coaching, sin embargo, un excelente psicoterapeuta y coach peruano, que trabaja con organizaciones, tiene una frase que me deja pensando: “El coaching organizacional no es más que un pretexto para que el psicólogo entre a las organizaciones”. Seguiré reflexionando al respecto!

viernes, 23 de enero de 2009

Opciones para formarte como Coach Ontológico en Sudamérica

Luego de buscar información sobre espacios de formación en coaching ontológico encontré dos opciones que me parecen interesantes:

1. El ACP de Newfield
2. El Diplomado de Coaching Ontológico de la PUCP

En lo particular pienso que el Di
plomado de Coaching Ontológico de la Pontificia Universidad Católica del Perú ofrece ventajas interesantes a considerar:
  • Ventaja significativa de precio. Aprox. 12,000 soles. Si eres egresado PUCP tienes acceso a un 10% de descuento adicional.
  • Más horas prácticas dado que incluye adicionalmente 4 talleres nacionales (4 días completos)
  • 5 coaches/supervisores en Lima (todos formados en Newfield).
  • Asignación de coaches de acuerdo al perfil de cada participante.
  • Mínimo 8 sesiones de coaching individual. Se pueden pedir sesiones semanales o quincenales.
  • Número máximo de participantes: 30. Lo cual permite una supervisión más personalizada.
Sin embargo, el ACP de Newfield ofrece aspectos ventajosos, tales como:

  • Más de 20 años formando coaches ontológicos.
  • Tres conferencias internacionales en Chile, teniendo a Julio Olalla como coach formador.
  • Formación con participantes internacionales
  • Formación acreditada por la ICF

Ambas opciones son muy buenas y la elección dependerá de los aspectos que cada participante desea priorizar. Suerte!

Patricia Flores

Coaching Ontológico


Bienvenidos al blog!
¿Quieres saber lo que es coaching ontológico? Revisa este video que consigna una entrevista a Guido Samelnik, un coach ontológico argentino. Es una muy buena introducción al tema:




Otro video interesante es aquel que muestra a Julio Olalla, uno de los fundadores del Coaching Ontológico y de Newfield, explicándonos los principios del aprendizaje transformacional.