martes, 22 de diciembre de 2009

¿Quién soy? ¿Soy una oferta valiosa para los demás?


Quiero compartir con ustedes un cuento que encontré anoche revisando mis libros de coaching e invitarlos luego a reflexionar.


Un árbol confundido....

Había una vez un hermoso jardín en el que se cultivaban manzanos, naranjos, perales y bellísimos rosales. Todo era alegría en el jardín, excepto por un árbol profundamente triste. El pobre tenía un problema: no sabía quién era.

- Te falta concentración - le decía el manzano- si realmente lo intentas puedes tener manzanas sabrosas. ¿Ves que fácil es? Mirame a mí cómo las produzco.

- No lo escuches- exigía el rosal. Es más sencillo tener rosas ¿Ves que bellas son?

Y el árbol desesperado intentaba todo lo que le sugerían y como no lograba ser como los demás, se sentía cada vez más frustrado. Un día llegó hasta el jardín el buho, la más sabia de las aves, y al ver la desesperación del árbol, exclamó:

- ¡No te preocupes, tu problema no es tan grave, es el mismo de muchisimos seres sobre la tierra! Yo te daré una idea. No dediques tu vida a ser como los demás quieren que seas. Sé tu mismo. Conócete, y para lograrlo, escucha tu voz.

Dicho esto el buho desapareció.

-¿Mi voz...? ¿Ser yo mismo...?, ¿Conocerme...? ¡Si yo supiera quién soy...! - se preguntaba el árbol desesperado, cuando de pronto comprendió...Cerró los ojos y dejó de oir los sonidos de alrededor y sus propios sentimientos y, por fin, pudo escucharse:

- Tú jamás darás manzanas porque no eres un manzano, ni florecerás cada primavera porque no eres un rosal. ¿Sabes quién eres? Eres un roble y Dios te creó para que crezcas grande y majestuoso, para que cobijes a las aves, des sombra a los viajeros, belleza al paisaje...Esta es la misión que El te dio. Para eso estás en este mundo. Cúmplela.

Y el árbol se sintió fuerte y seguro de sí mismo y se dispuso a ser todo aquello para lo que había sido creado. Asi comenzó a reconocer quién estaba siendo en este mundo: una oferta valiosa. Siendo quien era todos lo admiraron y respetaron. Y sólo entonces el roble comenzó a conocer la posibilidad de vivir feliz.

Algunas preguntas para reflexionar:
  • ¿Te preguntaste alguna vez quién eres?

  • ¿Has aprendido a escucharte?

  • ¿A quién le das autoridad para que te diga quién debes ser y a qué te debes dedicar en esta vida?

  • ¿Qué lograrías si sabes quién eres y cuál es tu misión en este mundo?

  • ¿Qué ganarías si conoces bien tus fortalezas y te constituyes como una oferta valiosa para los demás?
Muchas personas tienen dificultades para constituirse como ofertas valiosas para los demás dado que:
  • Les falta mejorar su autoconocimiento e identificar con claridad sus fortalezas y debilidades. Recordemos que no podemos ofrecer lo que no tenemos porque pondríamos en riesgo la confianza que nos tienen los demás. Recordemos que no hacer uso de nuestros talentos es un desperdicio y dejar de ponerlos -con ciertos límites sanos- al servicio de los demás refleja poca generosidad.

  • Asumen un rol pasivo en mostrarse como una posibilidad valiosa para los otros. No toman responsabilidad en hacerse conocer en lo que valen, sino que esperan ser descubiertas por los demás.

  • Si no son descubiertas pasan como inadvertidas como recursos valiosos para los demás y dejan de constituirse en ofertas valiosas para este mundo.

Reconocernos como ofertas valiosas para los demás y poner nuestras fortalezas, dones y talentos al servicio de los otros es una de las cosas que mayor sentido le puede dar a nuestra vida, es aquello que nos permite trascender y dejar huella en la vida de las personas, es una fuente inagotable de energía, alegría, gratitud y crecimiento personal. Lo comparto con ustedes porque es lo que vivo todos los días de mi vida, no es teoría es experiencia. Los invito a que se regalen la oportunidad de constituirse y de mostrarse como ofertas valiosas para este mundo.

domingo, 20 de diciembre de 2009

¿Qué es coaching? Coaching es magia

¿Qué es coaching? resulta una pregunta difícil de responder, es más cada vez que me plantean esta pregunta me sorprendo dando una respuesta diferente. Y esto no es casual ya que es difícil poder transmitir con palabras la esencia del coaching.

La ICF (Federación Internacional de Coaching) señala que el coaching es una relación profesional continua que ayuda a las personas a producir resultados extraordinarios en sus vidas, carreras, negocios y organizaciones. Plantea que a través de un proceso de coaching los clientes profundizan en su aprendizaje, optimizan su desempeño y mejoran su calidad de vida.

Quiero compartir con ustedes algunas ideas que pueden ayudar a entender mejor la esencia del coaching:

  • Todos tenemos zonas ciegas dentro de nosotros en las que se encuentran las respuestas a muchas de nuestras inquietudes, el coach nos ayuda a "iluminar" estas zonas ciegas de modo que nosotros mismos podamos ir llegando a las respuestas que estamos buscando.
  • El coaching se centra en llevar a los clientes de donde se encuentran ahora hacia donde quieren estar. El coach se pone al servicio del cliente para ayudarlo a diseñar su futuro deseado, lo acompaña durante ese viaje y fomenta que vaya sacando aprendizajes valiosos durante el proceso.

  • El coach confía plenamente en los recursos de su coachee, sabe que su cliente es quien cuenta con la mayor y mejor información para resolver las situaciones que desea enfrentar, de ahí que el coach no enseña sino ayuda al coachee a lograr un aprendizaje de si mismo.

  • El coach explora, hace preguntas, ofrece interpretaciones generativas, desafía respetuosamente los modelos mentales de su coachee para desarrollar en él una nueva mirada (ampliar su observador) que le permita el descubrimiento de nuevas acciones y posibilidades; y lo acompaña en el diseño de acciones que faciliten el acceso a los resultados esperados.


Las personas que forman parte de la experiencia del coaching, ya sea desde el rol de coach o de coachee (cliente) pueden usar diferentes palabras para definir el coaching y expresar diferentes opiniones al respecto, sin embargo, creo que podemos coincidir en algo: cuando hacemos coaching generamos un espacio para que ocurra la transformación y es justamente ahi, como dice Minerva Gebrán (coach ontológica), donde radica la magia del proceso.

Comparto con ustedes la canción "Magia" de Rosana, presten atención a la letra...todo ello ocurre cuando hacemos coaching.http://www.youtube.com/watch?v=EICGZq1w6Sg

sábado, 19 de diciembre de 2009

Nada se pierde, todo se transforma


http://www.youtube.com/watch?v=oCjpqx3cXs0

Comparto con ustedes esta canción: Todo se transforma. Es una canción cuya letra tiene mucho sentido para mi. Diría que es una invitación a entender y a vivir las pérdidas de una manera diferente: "nada se pierde, todo se transforma".

La tristeza es una emoción que aparece cuando sentimos que hemos perdido algo valioso en nuestra vida y lo mejor que podemos hacer es conectarnos con dicha pérdida para tener un duelo sano y luego poder conectarnos con la alegría.

Muchas personas tienen pánico de conectarse con la tristeza y la califican como una emoción destructiva, y en este sentido hacen esfuerzos desmedidos por "correrse" de ella y al final de tanto pasarse de largo la tristeza no se dan la oportunidad de aprender a valorar lo pérdido y por ende de aprender a cuidar aquello que es valioso y que se podría perder (ej: un familiar, una buena pareja, un buen trabajo, etc). Muchas veces, estas personas viven en una "falsa alegría" o en una especie de "yoyo" entre la alegría y la tristeza.

Otras personas acostumbran quedarse pegadas a la tristeza y en esa medida pueden terminar habitando en la depresión, un estado de tristeza profunda caracterizado por insatisfacción, actitud quejumbrosa y muchas veces también por irritabilidad que suele ir acompañado de dolores corporales y otros problemas físicos.

Aprender a conectarnos de forma auténtica y saludable con la tristeza es necesario para poder experimentar una alegría genuina y vivir en estado de gratitud. Las personas que hemos aprendido a hacerlo sabemos valorar lo que perdemos y también lo que ganamos o logramos y podemos entender que en la vida todo es sujeto de transformación y por ello: "nada se pierde, todo se transforma".