miércoles, 21 de abril de 2010













Coaching para Padres

La crianza de los hijos plantea retos y desafíos, como también trae satisfacciones y alegrías. Sin duda el camino es arduo, pero no por eso la experiencia de la paternidad deja de ser maravillosa, más aún cuando vemos que nuestros esfuerzos se traducen en formar hijos que sean individuos fuertes y saludables tanto a nivel físico como a nivel emocional.

El coaching para padres es una estrategia de intervención que busca formar “padres coaches” de sus hijos a partir del aprendizaje y práctica de un conjunto de habilidades y competencias que les van a permitir educar y criar hijos felices y exitosos. Se busca ayudar a los padres a practicar una nueva filosofía de crianza, basada en el coaching, que contribuya a liberar su potencial y a ayudarlos a lograr sus metas.

¿Cuáles son las habilidades y competencias que necesitas aprender para ser un padre-coach?

  • Un “padre (o madre) coach” practica el coaching desde una postura de respeto, de amor incondicional y de aceptación de su hijo tal como es. Para lograrlo evita actuar desde su representación mental del “hijo ideal” que le gustaría tener y deja de lado los siguientes paradigmas: “Como padre yo siempre tengo todas las respuestas para las inquietudes y problemas de mi hijo”, “Las cosas se hacen así porque yo lo digo, porque soy su padre” y “Nadie mejor que yo para saber lo que es bueno para mi hijo y lo que necesita”.
  • El coaching para padres exige que tu trabajo como padre o madre se enfoque y desarrolle a partir de los sueños, de los objetivos y de las metas de vida de tu hijo.
  • Busca generar un clima de confianza y de seguridad dentro del hogar que promueva que tu hijo adquiera y desarrolle todos los recursos que necesita para convertirse gradualmente en la persona que él quiere ser.
  • Promueve la escucha activa, atenta y empática, creando espacios de comunicación con tu hijo para abordar sus experiencias personales y hablar de sus emociones. Cuando converses con tu hijo evita los interrogatorios (más aún si es adolescente), escúchalo con atención, no lo interrumpas y evita emitir juicios que descalifiquen sus emociones y sus opiniones. Es muy importante que en la comunicación con tu hijo busques “colocarte en sus zapatos” para ayudarlo a que se sienta entendido y acogido al hablar contigo.
  • Incentiva a tu hijo a establecer sus propias metas y a lograrlas. Sus metas deben ser concretas, realistas y que le resulten retadoras. A medida que los hijos crecen (especialmente a partir de los 16 años) van desarrollando nuevas competencias que les permiten poder plantearse metas a futuro. Como “padre coach” ofrécele a tu hijo algunos medios que necesita para alcanzar sus metas, y al mismo tiempo, enséñale a conseguir otros medios también necesarios.
  • Plantea a tu hijo “preguntas poderosas” que lo lleven a descubrir opciones, acciones, recursos, competencias y habilidades con las que él cuenta para lograr sus metas. Estas preguntas lo ayudarán a encontrar dentro de sí mismo las mejores respuestas. Las preguntas poderosas tienen las siguientes características: empiezan con las palabras “qué” /”para qué”/”cómo” (no se usa: “por qué”), están orientadas hacia la acción, hacia el futuro, hacia la meta, hacia los recursos y están basadas en la confianza que tienes en la valía de tu hijo y en su capacidad para lograr lo que se propone. Ejemplos de preguntas poderosas que puedes hacerle a tu hijo:
Ejemplos de preguntas poderosas que puedes hacerle a tu hijo:

¿Qué vas a hacer para lograr subir tus notas?

¿Qué necesitas para tener tu cuarto ordenado?

¿Qué harás después de que hayas terminado tu tarea?

¿Qué conductas puedes tener que te ayuden a llevarte mejor con tu hermano?

¿Cómo lograrás divertirte más cuando salgamos de paseo el domingo?

  • Ayuda a tu hijo a descubrir sus talentos y a liberar su potencial. Transmítele una visión optimista y de confianza en su capacidad para lograr lo que se proponga en la vida. Ten presencia en la vida de tu hijo e involúcrate en sus actividades –sin invadir su espacio personal- para poder conocer mejor sus intereses, gustos, fortalezas y habilidades. Ayuda a tu hijo a darse cuenta que para un mismo problema siempre hay múltiples soluciones, enséñale a evaluarlas en función a sus ventajas y desventajas, y finalmente promueve que tome acciones haciendo uso de sus habilidades y capacidades. Dale feedback. Festeja con él sus éxitos.
  • Enseña a tu hijo, a partir del uso de preguntas poderosas, a identificar aquellas actitudes, formas de pensar y comportamientos que lo limitan en la vida. Establece límites claros para su comportamiento y vigila su cumplimiento; en caso que los transgreda aplica con firmeza (sin ceder) consecuencias negativas razonables directamente relacionadas con las conductas inadecuadas que deseas corregir. Un “padre coach” al educar a su hijo cuida su autoestima y por lo mismo no lo humilla, no usa críticas destructivas ni agresión verbal ni física.
  • Propicia aprendizajes en tu hijo en base a la experiencia. Aprovecha toda oportunidad para ayudarlo a ganar aprendizajes. Le puedes preguntar: ¿Qué puedes aprender de esta experiencia? o ¿Qué puedes hacer diferente la próxima vez? Los “fracasos” o situaciones en las que no logramos lo que queremos en realidad son excelentes oportunidades de aprendizaje. Ayuda a tu hijo a no tener miedo a equivocarse ni a “fracasar” y hazlo con el ejemplo.
  • Genera una actitud de compromiso en tu hijo asignándole responsabilidades en casa. Desarrolla en él una dosis sana de autonomía. Recuerda que si lo sobreproteges lo único que lograrás es llenarlo de temores e inseguridades que no lo ayudarán a enfrentar los retos que le presente la vida.
  • Desarrolla la inteligencia emocional de tu hijo desde pequeño. Enséñale a reconocer sus propias emociones y las ajenas, a expresar adecuadamente sus emociones, a relacionarse con las personas desde la empatía y el respeto, a practicar en la vida una conducta asertiva (no pasiva ni agresiva).

Finalmente, si necesitas apoyo para desarrollar estas habilidades y convertirte en un “padre (o madre) coach” de tu hijo puedes recurrir a un profesional formado en coaching que reúna las competencias que se requieren para trabajar con padres de niños y adolescentes.

Patricia Flores Figueroa

Psicoterapeuta y Coach Profesional

Teléfonos: 448 - 9383, 99737- 4504 y 99405*2048

www.agape.com.pe