viernes, 25 de marzo de 2011

Deja de estar muerto en vida...Cambia!!



Cambia.

Puedes empezar a hacerlo gradualmente, sin prisa, recordando que la dirección es más importante que la velocidad.

Viste ropa de un estilo diferente al que normalmente usas.

Prueba nuevas comidas.

Cambia de ruta para ir a un lugar: para llegar a tu oficina, a tu casa, a tu centro de estudios, etc.

Escucha música diferente a la que acostumbras escuchar.

Cambia algo de la decoración de tu casa, cambia la distribución de algunos muebles.

Siéntate en otra silla y en otro lado de la mesa.

Lee sobre un tema nuevo o desconocido para ti.

Desplázate de un lugar a otro en un medio de transporte diferente al que usas todos los días.

Si eres diestro trata de usar tu mano izquierda para algunas cosas y si eres zurdo intenta utilizar tu mano derecha para ciertas actividades.

Anda a dormir en un horario diferente y prueba dormir del otro lado de la cama.

Mira otros canales y programas de TV, lee revistas y periódicos que casi nunca lees.

Haz tus compras de la casa en otro supermercado o tienda.

Prueba marcas diferentes.

Utiliza un método diferente al que normalmente usas para hacer determinadas cosas.

Visita nuevos restaurantes, cines, museos, centro de diversión, teatros, etc.

¡Cambia!

Y si no estás a gusto en tu empleo busca una nueva ocupación o trabajo.

Si no encuentras razones para ser libre, invéntalas: sé creativo.

Experimenta cosas nuevas. Cambia nuevamente. Cambia de nuevo. Prueba una y otra vez.

No importa si lo que empiezas a conocer es mejor o peor a lo que ya estás acostumbrado.

Lo más importante es que te atrevas a salir de tu zona de comodidad, que te conectes con el cambio, el movimiento, el dinamismo y la energía y que todo ello te sirva de impulso para disfrutar más de la vida, para ser quien realmente quieres ser y para alcanzar tus metas.

No hay que temer al cambio, a lo que si debemos temer es a estar muertos en vida: quien no cambia, quien no se mueve está muerto.

sábado, 19 de marzo de 2011

Síndrome de Wendy: Mujeres heroínas del "amor"


De Mujer a Mujer - El Síndrome de Wendy


Los invitamos a ver este interesante video sobre el Síndrome de Wendy. Por favor, haz click sobre: De Mujer a Mujer - El Síndrome de Wendy.

Las mujeres que padecen del Síndrome de Wendy necesitan sentirse imprescindibles, amadas y son muy complacientes especialmente con la pareja.

Cuando encontré este video y lo vi, recordé inmediatamente a aquellas mujeres que Robin Norwood describe al detalle en su Libro: Mujeres que aman demasiado.

Estas mujeres son adictas al amor, se relacionan de forma obsesiva con un hombre (generalmente su pareja) y se convierten en heroínas del amor ya que viven postergando sus propias necesidades porque prefieren atender los deseos y las necesidades de su pareja. Sabemos que detrás de este vínculo complaciente, controlador y obsesivo no hay un verdadero amor sino miedos muy profundos: miedo a estar sola, miedo a no ser amada, miedo a ser ignorada y/o miedo al abandono.

Y recordemos que no puede existir una Wendy si no hay un Peter Pan!!

miércoles, 16 de marzo de 2011

34 preguntas útiles para establecer y lograr tus metas

Comparto con ustedes algunas de las preguntas que acostumbro hacerle a mis clientes de coaching al momento de acompañarlos en su aprendizaje de establecimiento de metas y de avance hacia las mismas.
  1. ¿Qué es exactamente lo que quieres lograr? Visualiza o imagina lo que quieres lograr y luego escribe tu meta.
  2. ¿Tu meta está planteada en términos específicos o ambiguos? ¿Cómo la puedes plantear de forma más precisa y concreta?
  3. ¿Es una meta planteada en positivo o negativo? Recuerda que es mejor plantearla en positivo. Establece lo que deseas lograr y no lo que quieres evitar.
  4. Imagínate que has logrado tu meta, ¿exactamente qué visualizas al imaginarte con tu meta ya lograda?, ¿cómo te ves a ti mismo…qué te dices a ti mismo?
  5. ¿Para cuándo quieres lograr esta meta? Es mejor si estableces un plazo concreto.
  6. ¿Qué te motiva o impulsa a querer lograr esta meta?
  7. ¿Cuál es la razón por la cual quieres alcanzar esta meta?
  8. ¿Tu meta está alineada con algunos de tus principales valores? ¿Con cuál o cuáles? Nuestros valores son los que nos impulsan a lograr nuestras metas, si tus metas no están alineadas con tus valores no tienes el poder que necesitas para llegar a alcanzarlas.
  9. ¿Cuál es el impacto que va a tener el logro de tu meta?
  10. ¿Qué beneficios vas a obtener tú y los otros cuando alcances tu meta?
  11. ¿El impacto de tu meta puede llegar a ser negativo en determinados aspectos para ti mismo y/o para otras personas? Si la respuesta es afirmativa mejor deshecha esta meta.
  12. ¿Qué estás dispuesto a hacer para lograr tu meta?
  13. ¿Qué estás dispuesto a dejar o perder para alcanzar tu meta?
  14. ¿Qué tan retadora es esta meta para ti?
  15. ¿Se trata de una meta realista o posible de ser alcanzada?
  16. ¿De quién depende el logro de esta meta? ¿Depende de ti o de otras personas? Busca lograr metas que dependan de ti, es decir, que estén dentro de tu marco de influencia o bajo tu control. Si la meta no depende de ti mejor cambia de meta.
  17. ¿Cómo sabrás que estás avanzando hacia el logro de esta meta?
  18. ¿Cada cuanto tiempo irás midiendo tu avance hacia tu meta? Conviene que sea semanal o máximo quincenal.
  19. ¿Qué harás si te das cuenta que te estás desviando del logro de tu meta?
  20. ¿Cómo te darás cuenta que ya alcanzaste tu meta?
  21. ¿Con qué recursos -internos y externos- cuentas que te ayudan a lograr esta meta? (tiempo, dinero, información, conocimientos, apoyo social, fuerza de voluntad, perseverancia, confianza en ti mismo, entusiasmo, etc.).
  22. ¿Qué recursos -internos y externos- te falta tener o desarrollar para alcanzarla?
  23. ¿Qué vas a hacer para lograr contar con estos recursos que te están haciendo falta y que son necesarios para el logro de tu meta?
  24. ¿Qué obstáculos - internos y externos- existen para el logro de tu meta?
  25. ¿Hay algo que te impide lograr tu meta?, ¿Qué es?, ¿Qué vas a hacer para hacerte cargo de este obstáculo?
  26. ¿Qué has aprendido de tus logros anteriores que te pueden servir para alcanzar esta meta?
  27. ¿Qué aprendizaje sacaste sobre tus fracasos que vale la pena que recuerdes en tu viaje hacia esta meta?
  28. ¿Qué acciones concretas vas a emprender para alcanzar esta meta?
  29. ¿Cómo sería tu plan de acción para lograr tu meta? ¿Qué acciones incluirías, en qué orden convendría que las ejecutes y en qué plazos? ¿Es posible descomponer estas acciones en acciones más pequeñas? ¿Cómo lo harías? Escribe tu plan de acción detallado.
  30. ¿Hay algo en tu plan de acción que conviene modificar en este momento? ¿Qué es? Revisa continuamente tu plan de acción.
  31. ¿Qué y quiénes te pueden ayudar a mantener la motivación, el enfoque y la perseverancia que necesitas para lograr tu meta?
  32. ¿Qué anclas o elementos te pueden ayudar a focalizarte en tu meta para lograrla? (una imagen, un sonido, un lema, la letra de una canción, una sensación física o emocional, etc.)
  33. ¿Qué te vas a decir a ti mismo cuando logres tu meta?
  34. ¿Qué va a pasar si no logras tu meta? ¿Usarás este resultado para quitarte poder personal o para ganar aprendizajes que te sirvan para el futuro?
Si tienes otras preguntas que consideras importante incluir, anímate y escríbelas en tu comentario. Todos te lo agradeceremos!!