viernes, 25 de marzo de 2011

Deja de estar muerto en vida...Cambia!!



Cambia.

Puedes empezar a hacerlo gradualmente, sin prisa, recordando que la dirección es más importante que la velocidad.

Viste ropa de un estilo diferente al que normalmente usas.

Prueba nuevas comidas.

Cambia de ruta para ir a un lugar: para llegar a tu oficina, a tu casa, a tu centro de estudios, etc.

Escucha música diferente a la que acostumbras escuchar.

Cambia algo de la decoración de tu casa, cambia la distribución de algunos muebles.

Siéntate en otra silla y en otro lado de la mesa.

Lee sobre un tema nuevo o desconocido para ti.

Desplázate de un lugar a otro en un medio de transporte diferente al que usas todos los días.

Si eres diestro trata de usar tu mano izquierda para algunas cosas y si eres zurdo intenta utilizar tu mano derecha para ciertas actividades.

Anda a dormir en un horario diferente y prueba dormir del otro lado de la cama.

Mira otros canales y programas de TV, lee revistas y periódicos que casi nunca lees.

Haz tus compras de la casa en otro supermercado o tienda.

Prueba marcas diferentes.

Utiliza un método diferente al que normalmente usas para hacer determinadas cosas.

Visita nuevos restaurantes, cines, museos, centro de diversión, teatros, etc.

¡Cambia!

Y si no estás a gusto en tu empleo busca una nueva ocupación o trabajo.

Si no encuentras razones para ser libre, invéntalas: sé creativo.

Experimenta cosas nuevas. Cambia nuevamente. Cambia de nuevo. Prueba una y otra vez.

No importa si lo que empiezas a conocer es mejor o peor a lo que ya estás acostumbrado.

Lo más importante es que te atrevas a salir de tu zona de comodidad, que te conectes con el cambio, el movimiento, el dinamismo y la energía y que todo ello te sirva de impulso para disfrutar más de la vida, para ser quien realmente quieres ser y para alcanzar tus metas.

No hay que temer al cambio, a lo que si debemos temer es a estar muertos en vida: quien no cambia, quien no se mueve está muerto.

No hay comentarios: